Un sitio digno en su pueblo: Revitalizar

Emiliano de Tapia Pérez

Desde hace 30 años hemos intuido algunas personas que pensamos y trabajamos en rural o en el propio medio rural, que estamos obligados a cuidar y defender la vida y las raíces de las personas mayores en este medio.

Los pueblos y su entorno son como son; irradian belleza porque quienes hoy se sienten mayores y probablemente lo son, han dejado en ellos su vida, y a la vez han procurado un estilo de ser y de vivir que no podemos obviar, menospreciar ni abandonar.

Hemos entendido que hacer salir una persona mayor del medio rural es perder un eslabón imprescindible e insustituible de cultura, de humanidad y de historia del propio medio, que ha sabido, durante muchos siglos, transmitir los valores de una sociedad, que hoy, con muy poca sensibilidad, hemos cuestionado desde los valores del imbécil consumismo y productivismo en el que nos hemos instalado.

Sacar una persona mayor de su medio, muchas veces porque no ha existido ni existe otra posibilidad, es y ha sido arrancar no sólo una vida humana, sino romper esa identidad que el hombre y el colectivo rural han tenido siempre con su tierra y entre sus gentes.

No puede ser que creamos que es más “rentable” movilizar a niños o mayores en el medio urbano que en el medio rural.

No puede ser que creamos que hay mayor “calidad de vida” ofreciendo “jaulas-residencias” para mayores (por muy de “oro” que sean), que permaneciendo en tu propio medio. Un medio en plena naturaleza, con todos los medios propios de una sociedad que ha avanzado en recursos sociales, en medios tecnológicos y de comunicaciones, y que también al medio rural le pertenecen.

El proyecto que compartimos juntos, en su desarrollo, en la comarca de Ledesma, al Norte de Salamanca y que denominamos REVITALIZAR, se fundamenta en el pensamiento expresado y en el esfuerzo compartido en una zona de 38 pueblos entre algunos ayuntamientos, algunos colectivos sociales y personas individuales empeñadas en esta tarea.

Son cinco los ejes del proyecto en el que venimos empeñados hace años y que va a tener por delante un medio y un largo plazo todavía importantes y duros de luchar para conseguir.

Servicios de proximidad (comida a domicilio, lavandería, acompañamiento, centro de día y casa de mayores). Talleres de transmisión de saberes (encaminados a aportar desde la propia historia y vida de los mayores, posibilidades reales de empleo o de relaciones intergeneracionales, en campos diversos de la vida rural como medio ambiente, vida rural y campesina, comunicaciones, rutas o tradiciones). Creación de redes de comercialización de productos locales y comarcales (productos de calidad del pueblo o comarca, recuperación de productos perdidos, elaboración y preparación artesanal de productos autóctonos y artesanales; pensando en primer lugar en tantos pueblos despoblados y carentes de pequeñas tiendas, y que se complementarían con el servicio de otros productos de primera necesidad). Creación de un Centro de formación y orientación comarcal. Creación, como quinto eje, de un Centro de coordinación e investigación con la aplicación real de tecnologías.

En el momento actual, apenas un 30% del programa REVITALIZAR está realizándose, pero en el momento actual más de 25 personas (en su mayoría mujeres) están beneficiándose laboralmente con un contrato de trabajo, y más de 200 personas mayores son protagonistas y beneficiarios directos de las distintas acciones y programas, así como otras cincuenta mujeres de la comarca.

¡Es posible vivir dignamente y disfrutar de la vida en los pueblos! Sólo hace falta creatividad, participación y voluntad política (no partidista). Lo continuaremos luchando porque todos los seres humanos necesitamos la tierra y la naturaleza; y esta tierra y esta naturaleza necesitará siempre de los seres humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*