SOLIDARIOS CON EL PROFESOR JUAN MASIÁ

No al despotismo y a la obediencia ciega

 Identificados con el espíritu del Vaticano II que nos enseña que “no hay nada57 comunicaciones 4 verdaderamente humano que no tenga resonancia en nuestro corazón” (GS 1), nos sentimos profundamente solidarios con nuestro hermano Juan Masiá, jesuita y  distinguido profesor en su labor  de iluminar los problemas de nuestro tiempo a la luz del Evangelio y de la Ciencia, y recientemente maltratado y humillado arbitrariamente.

Con razón, el Vaticano II “lamenta que los derechos humanos de la persona no sean respetados todavía íntegramente en todas partes” (GS, 29), reafirmando de una manera especial que “la autonomía de lo terreno, con su método propio en cada una de las ciencias o artes, y realizada en forma científica y conforme a las leyes de la moral, es absolutamente legítima, conforme a la voluntad divina, y nunca se opondrá realmente a la fe” (cfr. GS, 36).

Hace apenas dos años, Juan Masiá, reconocido por su docencia y testimonio en el Japón, fue destinado a la Universidad de Comillas por sus superiores, con el fin de hacerse cargo de la Cátedra de Bioética y ejercer la docencia en dicha Universidad. Sus análisis y opiniones relacionados con estos temas y con la situación de la Iglesia española fueron apareciendo en diversos medios. Autoridades eclesiásticas de Roma y de Madrid comenzaron a ejercer presión sobre su Superior Provincial y el Rector de la Universidad con el fin de apartarle de su cargo y responsabilidad docente. Las presiones tuvieron su  efecto. El Rector pidió a Masiá que modificase sus tomas de postura, orales y publicadas, en algunos temas de bioética y no las divulgara en los medios de comunicación. Ante la contestación del autor de sentirse imposibilitado a esta modificación y obligado “a prestar su ayuda a aquella parte de la Iglesia  que trata de caminar por la línea del Vaticano II, Juan XXIII y Pedro Arrupe, dando prioridad a la pastoral más que a la política eclesiástica, a la misión más que las instituciones, al ad extra que al ad intra”, el Rector tomó las dos decisiones de cesarlo en la Cátedra de Bioética y en sus servicios en la Universidad.

Fieles al espíritu del Evangelio, ratificado en la doctrina del Vaticano II, y desde una triste experiencia repetida y multiplicada en el posconcilio, nos sentimos obligados a denunciar el procedimiento seguido con el profesor Masiá, destituido por acusaciones anónimas e injustificadas, por manipu- laciones tramadas a su espalda, sin haberle comunicado nada por escrito, ni  haberle escuchado ni dialogado con él  y, lo más doloroso, por haber sido castigado con el consentimiento y decisión de sus superiores.

Todo esto revela, una vez más,  la arbitrariedad e impunidad autoritaria del sistema  eclesiástico y, correlativamente, la debilidad  y cobardía de quienes lo secundan. Nos resulta escandaloso que los mismos que destinaban al profesor Masiá para esas tareas universitarias, sean ahora los que acepten –con obediencia antievangélica– un mandato inmoral. La historia nos demuestra que estos abusos tienen su raíz en la maniobra de sustituir la solución de un problema propiamente doctrinal, y que debiera esclarecerse por métodos científicos de respeto, colaboración y  diálogo, por apelación al mecanismo extrapolado  de la obediencia.

“Sabéis, nos dice el Evangelio, que los que figuran como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen, pero no ha de ser así entre vosotros; al contrario, el que quiera subir, sea servidor vuestro y el que quiera ser el primero, sea esclavo de todos” (Mr 10, 43-45).

Pedimos a quienes han presionado para esta injusticia, a quienes han ejercido de protagonistas en su ejecución y a cuantos somos testigos de esta lesión de la dignidad y derechos humanos, actuar en consecuencia, si queremos de verdad que decisiones como ésta no perjudiquen más el honor y credibilidad de la Iglesia.

 

FIRMAN los siguientes colectivos:57 comunicaciones 5

Comunidades cristianas Populares del Estado Español

Católicas por el derecho a decidir

Mujeres y teología de Madrid

Iglesia de Base de Madrid

Corriente Somos Iglesia

Colectivo Dominicano Verapaz

Religiosas en Barrios Obreros

y Ambientes Marginados

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*