Reflexión: Las personas desahuciadas de la vivienda, necesitan más que cuidados.

Las personas desahuciadas de la vivienda, necesitan más que cuidados.

Luis Ángel Aguilar Montero @luigiaguilar*

Hablando de “Los cuidados en defensa de la vida” reflexionamos a continuación sobre ese otro sector tan vapuleado de las personas desahuciadas de sus casas, que no solo necesitan de esos cuidados, sino de algo más:

Una Ley de vivienda justa,

una prórroga de las leyes anti desahucios,

la solidaridad ciudadana y -sobre todo-

mucha más vivienda social a disposición de la gente que se queda en esta situación.

Las PAH, verdaderas cuidadoras

Como decíamos en el editorial, los cuidados son los que mantienen la vida en cualquiera de sus formas: cuando somos niños, cuando somos débiles, cuando estamos solos, cuando enfermamos, cuando somos mayores, cuando no nos valemos por nosotros mismos…” o cuando ya no tenemos un trabajo y nos quitan el techo donde vivir.

Aquí es donde desde hace más de una década aparecieron -tras esos movimientos “V de vivienda” y “el 15M”-, las PAH (Plataformas de Afectados por las Hipotecas) para intentar responder a la situación de las personas afectadas que no pueden pagar su hipoteca y a las que el banco les reclama una creciente y muy elevada deuda o incluso su propia vivienda.

La ética del cuidado se ha denunciado en el caso de los desahucios como su antítesis, es decir, como la falta de ética que hay detrás de esa violencia estructural del capitalismo que destroza la vida a quienes se ven quebrados por las cíclicas crisis del sistema.

Cada vez menos manos para cuidar

Pero entre la actual desmovilizadora atonía actual, la creciente desafección social -salvo que hablemos de Ucrania-, el interés del sistema por hacernos desaparecer, la paralizante pandemia y -sobre todo- una perversa Ley Mordaza, inexplicablemente aún vigente, determinadas PAH y colectivos de “Stop Desahucios” -como el de Albacete, en el que yo participo- hemos terminado por desvanecernos (hoy, en standby), aun cuando el terrible drama de los desahucios no ha desaparecido en España.

El acceso a una vivienda digna es un derecho

Así lo define el artículo 47 de la Constitución Española, que para nada está garantizado en España y que además se arrebata a quienes peor llevan las crisis, por mor de un voraz y perverso sistema de producción de viviendas que se deja en manos de fondos buitre, bancos y especuladores a sueldo.

El derecho a la vivienda, además, va mucho más allá de su función de asilo, ya que es vital para una verdadera integración social, amén de ser el elemento clave de identidad familiar y personal del ser humano. Y es que, como sentenció el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), el derecho a una vivienda digna es un derecho básico para la dignidad de las personas.

500.000 desalojos y tres millones de casas vacías

Tanto en las crisis económicas de 2008 como en la actual, miles las familias siguen teniendo enormes problemas en materia de vivienda, ya que cuando -fruto del desempleo de uno o dos de los miembros- cae la economía doméstica, la prioridad de las familias es dar de comer a sus hijos, y con lo poco que les pueda quedar -si es que les queda- tienen que pagar la luz, la calefacción, el gas… y el préstamo hipotecario o el alquiler.

Al no tener ingresos suficientes para pagar la hipoteca o alquiler y haber sido desahuciados o estar en riesgo de serlo -generalmente por los grandes tenedores, fondos buitre o fondos de inversión-, hablar de cuidados o de solidaridad es francamente insuficiente.

Medidas insuficientes

Dentro de las medidas del escudo social del que ya hablamos desde estas páginas,  Un escudo social para la mayoría de la gente, es cierto que se suspendieron los desahucios y lanzamientos –temporalmente y hasta el 30/09/22 en que se prorrogó (ver RRDD 37/2020, de 22 de diciembre, y de 3 de agosto de 16/2021, por los que se adoptan medidas de protección social, urgentes y ordinarias, para hacer frente a las situaciones de vulnerabilidad social y económica)-.

Pero, aun siendo verdad que durante el Estado de alarma prácticamente no se ha puesto a nadie en la calle, tanto si la vulnerabilidad fue consecuencia del COVID-19 como si lo fue por una causa anterior, y pese a que se regularon algunas protecciones a los colectivos que por su vulnerabilidad pudieran ser objeto de desahucio, la realidad de desamparo de familias enteras que se han quedado sin un techo para vivir sigue siendo un gran problema.

Necesitamos más viviendas sociales y topar los alquileres

Parar un desahucio, con este depredador sistema capitalista, no deja de ser un parche o una medida de tiempo, porque el desahucio acaba por realizarse. Por eso, para afrontar la crisis habitacional con verdaderas alternativas, además de cuidar a quienes han sido desalojados de sus casas y de sus derechos, hay que apostar por un gran “Parque de viviendas sociales” y por un consensuado “Plan de choque” que sujete los descontrolados precios del alquiler.

Como decíamos en el 15M y en todas las manifestaciones y concentraciones de paralización de los desahucios, “Ni casas sin gente ni gente sin casas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*