Reflexión: Fraternidad, el ADN Social

Farid Yazdani

Fraternidad es una palabra que transciende su significado lingüístico. Evoca una capacidad transformadora y creadora sin la cual no habríamos podido evolucionar como una especie social. Es, además, el valor indispensable para formar grupos, desde el más íntimo como la familia hasta nuestras megalópolis actuales. Aunque su significado, según la RAE, es “amistad o afecto entre hermanos o entre quienes se tratan como tales”, sus consecuencias van más allá de este simple entendimiento

Hace algunas semanas recibí, a través de Whatsapp, un texto que decía así:

Dicen que un día un estudiante le preguntó a la antropóloga Margaret Mead cuál consideraba ella que era el primer signo de civilización en una cultura. El estudiante esperaba que Mead hablara de anzuelos, ollas de barro o piedras de moler. Pero no. Mead dijo que el primer signo de civilización en una cultura antigua era un fémur que se había roto y luego sanado. Mead explicó que en el reino animal, si te rompes una pierna, mueres. No puedes huir del peligro, ir al río a beber o buscar comida. Eres carne de bestias que merodean. Ningún animal sobrevive a una pierna rota el tiempo suficiente para que el hueso sane. Un fémur roto que se ha curado es evidencia de que alguien se ha tomado el tiempo para quedarse con el que se cayó, ha vendado la herida, lo ha llevado a un lugar seguro y le ha ayudado a recuperarse. Mead dijo que ayudar a alguien en las dificultades es el punto donde comienza la civilización.

Para leer el texto completo de esta interesante reflexión pinchar en

Fraternidad, el ADN Social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*