Querían protestar por el odio fraticida vertido por la COPE. EL OBISPO DE MÁLAGA IMPIDE CON AMENAZAS LA REUNIÓN DE LOS CRISTIANOS DE BASE

Andrés Villena, Periodista

62 Comunicaciones 6_1

El encuentro convocado por un colectivo de cristianos de base en Málaga para protestar y discutir sobre el odio vertido por la cadena COPE en la sociedad española -con las consecuencias y riesgos que este hecho supone-, ha sido impedido por la intervención directa del Obispado de esta provincia, en una conducta que estos cristianos han calificado de «sorprendente» y «desmesurada». El Obispo, por medio del Vicario General, amenazó a los dos

62 Comunicaciones 6_2

 párrocos que se habían prestado a dejar los aledaños y salas contiguas a la parroquia malagueña de Santa Rosa de Lima con «atenerse a las consecuencias», en el caso de permitir que este encuentro tuviera lugar. Un escándalo que revela una clara intervencion política por parte de la jerarquía eclesiástica, contra este intento de pacificación social de los que representan una importantísima parte de la comunidad creyente.

 

Como resultado de estas amenazas, la Iglesia de Santa Rosa de Lima y sus aledaños permanecieron cerrados ayer durante todo el día. La Comunidad de Cristianos de Base, congregada para este encuentro, permaneció en la puerta de la parroquia hasta la una de la tarde. Pero no se quedaron solos. Unas setenta personas se fueron acercando a lo largo de la mañana a prestar su apoyo al colectivo; además, la comunidad recibió una larga serie

62 Comunicaciones 6_3

de e-mails de apoyo y solidaridad de todas partes de España, incluso desde el extranjero.

Según declaró a elplural.com Elías Ruiz, portavoz de la Comunidad de Cristianos de Base -una comunidad «plural, con miembros de distintas tendencias políticas»-, esta reunión y el encierro, lejos de buscar el escándalo, perseguía «encontrar un lugar de reflexión y discusión sobre lo que está ocurriendo en la emisora de los obispos». Pero no contaban con la “desmesurada” reacción del obispado de Málaga, detrás de la cual se sospecha que esté la Conferencia Episcopal como uno de los poderes que podrían estar interesados en que este evento no tuviera lugar de ningún modo

Unas voces incomodísimas

Para Ruiz, «se trata de la primera vez que desde dentro de la Iglesia se plantea esta situación. Porque cuando las críticas a la COPE venían por parte de Ezquerra Republicana, la cuestión era distinta. Pero cuando se hace desde dentro de la Iglesia es más grave para ellos. Porque a nosotros no nos pueden demonizar como a los de ERC. Detrás de esta acción hay una serie de intereses».

En contra del Evangelio

Para esta comunidad de cristianos, el problema de la COPE es que su conducta se opone a las «vías del Evangelio», por ejemplo, con su apoyo a la crispación y el odio. Eso no tiene ningún sentido en el mensaje de Cristo. Se trata de un grupo de gente que está cada vez más apartado de la realidad y más radicalizado, y que cae en una constante y enorme contradicción».

«Muy grave»

Estos cristianos de base declararon querer “llamar al obispo a la reflexión. Los propietarios de la COPE son la Conferencia Episcopal, con más de un 70% de la cadena. La Conferencia Episcopal es la que pone y quita en la COPE. Y es incomprensible: su ideario está en contradicción absoluta con lo que están haciendo. Nosotros lo que pedimos es que la información que se dé sea contrastada. Que no sea un lenguaje irrespetuoso, difamatorio. Los obispos lo consienten, permiten un mensaje que va contra su razón de ser, interesados sobre todo en los réditos de la emisora y personajes, por ejemplo, como Losantos -a los obispos les da igual que sea maoísta o trapecista-. Hay una contradicción tan grande que queríamos dejarlo patente. La intervención política del obispo de Málaga ha confirmado aquello contra lo que protestamos. Todo esto es muy grave».

Caldo de cultivo para agresiones

Para Elías Ruiz, el papel perjudicial de la COPE en la convivencia entre hermanos se pone de manifiesto en «los mensajes frentistas, que provocan el enfrentamiento entre las personas. Esto se puede ver en las reacciones de los manifestantes ante medios como la SER, en definitiva, medios más plurales. Incluso se producen agresiones físicas. Estas agresiones no son porque sí. Hay un caldo de cultivo que está en la COPE, como así es coreado, en ocasiones, por los manifestantes. Nosotros entendemos esto como muy peligroso porque desde el mensaje del Evangelio lo que se tiene que propiciar es lo contrario».

Las acciones continuarán

62 Comunicaciones 7

A pesar de todo, la medida represiva no parece que vaya a detener las críticas y acciones de este grupo de cristianos de base. Según señaló Elías Ruiz, «nosotros tenemos la idea de seguir denunciando la injusticia. Vamos a analizar los hechos y el comportamiento de los sectores que han intervenido y realizaremos otro tipo de acciones que puedan ser llevadas a cabo con más facilidad».

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

*