Para leer: Soñar despiertos para cambiar la Iglesia

Esta obra está concebida en un segundo piso sin ascensor en un barrio obrero de los años setenta en Santander. Su autor, Avelino Seco (av_seco@yahoo.es) jubilado vivió de su trabajo dando clases de filosofía se encuentra a diario con sus vecinos en la comunidad parroquial de San Pío X, y también en la panadería, en la tienda o en el bar o en el trabajo. Recoge su vivencia de cuarenta años con un cura obrero. Es fruto también de su tesis doctoral en sociología y licenciaturas en Filosofía y Teología en Comillas. Editorial Nueva Utopía. 2021. Madrid

José Centeno

La Iglesia tuvo desde 1936 en sus manos la enseñanza de la religión en los centros de enseñanza y pretende aún controlar la legislación sobre materias como el matrimonio, divorcio, aborto, eutanasia y educación. Sigue recibiendo asignaciones económicas para su sostenimiento por fuerza de acuerdos diplomáticos. Pero ya no estamos en la Europa cristiana que escuchaba a sus pastores.

Síntesis del pensamiento

Encontrará el lector una síntesis del pensamiento de los teólogos, que detectaron en el siglo pasado la secularización como Congar, de Lubac, Chenu, Rahner. Algunos fueron marginados por Pío XII y parte de ellos recuperados por Juan XXIII y Pablo VI como expertos en el Concilio. Pretendían sacar a los creyentes de la seguridad de los templos a vivir la fe en la intemperie de las realidades de la vida social, política, laboral, económica, cultural para tejer con todos ciudadanos las estructuras de la sociedad.

¿Hacia dónde caminar hoy? Hay propuestas de hacer un templo del espacio público donde esté presente la Iglesia con procesiones, colegios, hospitales y emisoras de radio y TV católicas, concentraciones de masas al estilo del Papa Wojtyla. Ahí están movimientos como Comunión y Liberación, Opus, los grupos neocatecumenales, carismáticos, Legionarios, etc. ¿Intentan actualizar la tradición?

La Utopía del Resucitado

Otros sueñan la utopía de los que van a Galilea “No está aquí. Ha resucitado. Decid a sus discípulos: Id a Galilea, allí lo encontraréis.” (Mt 28, 7ss). Galilea, está lejos de Jerusalén. Es el país vecino de los gentiles, el nuevo mundo en el que San Pablo, judío de cultura romana, hará surgir las primeras comunidades sin templo, sin lugares sagrados ni sacrificios rituales, sin Ley sólo la del Amor. Ahí encontraron al Resucitado. Apuntan hoy en esta dirección las mujeres que viven y repiensan la teología en igualdad de condiciones que los varones como las mujeres del Evangelio, las organizaciones populares a las que el Papa Francisco incita a cuidar de la casa común, las comunidades de base comprometidas por la justicia de los últimos en la sociedad, los colectivos de curas casados animadores de grupos de creyentes, los párrocos y religiosas en barrios marginales luchando contra las desigualdades galopantes y abriendo sus templos a los que están en la calle, a los extranjeros.

El autor propone la extinción de los binarios que originan desigualdades abusivas: clérigos-laicos, varones-mujeres, servicios-jerarquía, célibes-casados. Sin jerarquías sagradas, el sueño de Jesús de Nazaret, cuyo único Padre y Maestro es Dios.  El libro es  una revisión de la iglesia inundada de citas del Papa Francisco actualizando el sueño del Francisco de Asís ante el crucifijo de San Damián que le reveló: “Repara mi casa”

José Centeno    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*