LA MIOPÍA DE LOS SATISFECHOS

XIV encuentro de CCP de Andalucía, en Loja (Granada)

 José Sánchez Luque (CCP Andalucía)

Las comunidades cristianas de Andalucía han celebrado, a mediados de diciembre, en Loja, su 14º Encuentro bianual con el lema “Nuevos tiempos, nuevas formas, nuevos retos y esperanzas”. Se comenzó el encuentro analizando la crisis profunda que está atravesando el mundo actual, el cristianismo, las demás religiones y la propia Iglesia católica dentro del cristianismo. Pero una crisis no debe ser sólo signo de muerte, sino de oportunidad para reemprender cambios significativos en nuestra sociedad y en nuestras  vidas. Esta crisis eclesial, causada por la decadencia de la vivencia del evangelio, puede ser también fruto de la nueva vitalidad que surge  en diversos movimientos sociales de renovación (rumores del Dios de la vida) y que la jerarquía eclesiástica se resiste a aceptar. ¿Estaremos ante la llamada miopía de los satisfechos?

Los más de cien participantes en el encuentro constatan que no sólo vivimos en una época de cambios, sino que asistimos y participamos en un cambio de época. Constatamos también señales que nos animan a la esperanza y a recuperar la alegría más profunda del evangelio de Jesús. La creciente inmigración que se da en el planeta, los desórdenes sociales ocurridos en Francia (cuna de las grandes revoluciones) ponen de manifiesto la rebelión de los empobrecidos que ya no se resignan a quedar excluidos de la participación de  los bienes de la tierra. Está claro que la protesta de los pobres va teniendo más fuerza que el poder de los ricos. El hambre es muy mala. Los pobres ya no aguantan más. Y esto no hay quien lo detenga: ni las alambradas, ni las videocámaras, ni la policía de los aeropuertos, costas o fronteras de Europa o de los EEUU. Y todo esto va generando en millones de seres humanos sentimientos de compasión y de solidaridad hacia las víctimas de nuestro sistema económico, un fortísimo gigante con pies de barro, esto es, con fecha de caducidad.57 comunicaciones 1

Respecto a la Iglesia, se ha comprobado que un número creciente de personas se va desligando críticamente de la tutela moral que pretende imponer la jerarquía en clara contradicción con el evangelio. Es verdad que en la Iglesia que Jesús soñó deben existir diversos ministerios o servicios, pero nunca ejercidos de modo despótico y feudal. Por eso, las cristianas y cristianos en el foro andaluz afirman que su tarea no es luchar contra el poder, sino desobedecer al poder en todo aquello que no sea evangélico, como por otra parte enseñaba el más ortodoxo de los teólogos cristianos, Tomás de Aquino. Se constata que dentro de las comunidades se van consolidando nuevas experiencias celebrativas en las que los seglares van teniendo todo el protagonismo. Los participantes asumen el compromiso de seguir avanzando en un consumo responsable y solidario, y en la necesidad de dar pasos hacia la construcción de un nuevo modelo económico. Se deciden a promover la integración de los movimientos feministas, mujeres y varones, codo a codo a favor de la igualdad y la justicia. Descubren con alegría que están en el tajo junto a otros grupos y personas de variadas ideologías y creencias, con el deseo de trabajar en la construcción de un mundo más justo y solidario. Somos conscientes de que por encima del Papa está la Iglesia, y que por encima de ella está el reino de Dios, el gran absoluto que tenemos que hacer sentir y construir, día a día, en nuestra sociedad.

En fin, tres jornadas que han hecho recuperar la alegría.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*