LA ESPERANZA NOS DA ALAS

                                                                         Charo Mármol

Directora 

1983. Una fecha en la que un proyecto empieza a tomar cuerpo. Un grupo de creyentes, comienza alandar por el camino de la comunicación.  Desde el principio, se piensa en una publicación que recoja la vida de la iglesia de base para darla a conocer y, de esta manera, desde la vida, difundir la Buena Nueva.

Como compañera y logo de la revista escogen una tortuga, porque quieren tener larga vida: como las tortugas; porque quieren seguir siempre adelante: como la tortuga, y porque quieren hacerlo despacito, sin mirar atrás, como lo hacen las tortugas

Comunica 68_1

Y así ha sido. Hemos pasado por cambios de directores y directoras, renovaciones de  equipos, dificultades económicas muchas, pero hemos seguido adelante, poco a poco hasta llegar al cuarto de siglo.

Y hoy después de 25 años estamos mucho más convencidos incluso que al principio, de la necesidad de una publicación como alandar. En la publicación confluyen nuestras dos grandes preocupaciones: el mundo de los excluidos y la excluidas, los preferidos de Jesús y los medios de comunicación como uno de los elementos clave para conocer la realidad y poder cambiar la percepción del mundo, que aunque es uno y global, alberga infinidad de injusticias y desigualdades. El conocimiento, nos ayudará a un compromiso con la realidad y así poder llegar a vivir una fraternidad universal, incluso dentro de la propia iglesia.

En este momento y desde alandar,  intentamos, creyentes anónimos pertenecientes a distintas comunidades y grupos, hacer una publicación comprometida con el evangelio, constructora del Reino, anunciadora de la Buena Nueva de Jesús de Nazaret, una Buena Nueva que hoy se nos hace presente en muchos puntos del planeta donde hombres y mujeres se comprometen con sus hermanas y hermanos más desfavorecidos, los excluidos del sistema feroz, pero la exclusión no sólo se da en los países del Tercer Mundo con los pobres y marginados, la exclusión se da en nuestros países del norte y también en nuestra misma iglesia, aquí, ahora… Son esos otros grupos: sacerdotes que no han hecho de su celibato un fin sino un medio y que un día optaron por casarse sin dejar de ejercer su sacerdocio; hombres y mujeres con una opción sexual no convencional, gays y lesbianas que se consideran y quieren ser católicos, que se sienten queridos por Dios y excluidos por la Iglesia; divorciados y divorciadas que quieren rehacer sus vidas dentro de la Iglesia de Jesús; teólogos y teólogas, laicas, laicos y sacerdotes a los que se les niega la posibilidad de opinar, y tantos y tantos grupos y personas como a veces no tienen sitio en otros medios …. Intentamos que este sea el lugar donde puedan expresar su voz y su palabra, su anuncio y su denuncia

Por todo esto creemos que es necesario seguir manteniendo viva esta pequeña voz que intenta informar de los gérmenes de vida de la iglesia y la sociedad,  y  denunciar y comprometerse con  aquellas causas injustas y muchas veces silenciadas.

                   La tortuga sigue dispuesta a caminar

                   Los que hoy estamos en alandar nos sentimos herederos de aquellos y aquellas que comenzaron con mucha ilusión, una gran fe, un gran compromiso y muy poco dinero.    

                  Hoy vemos que nuestro proyecto tiene no sólo presente,  tiene mucho futuro, porque con nosotros empiezan a caminar una generación de periodistas jóvenes y creyentes que están dispuestos a retomar la antorcha.

                   Son jóvenes, ellas y ellos, creyentes comprometidos, que desde distintos lugares: Cataluña, Sevilla, Granada, Valencia, Perú… nos van a ir haciendo llegar sus sueños y sus realidades. Forman parte de distintas familias religiosas: jesuitas, Institución Teresiana, salesianos, maristas,… y están comprometidos en organizaciones tanto políticas como no gubernamentales. Una realidad rica, que ya tiene alandar desde hace mucho, pero que quizás le faltaba la frescura de la juventud y esto es lo que ellos y ellas nos van a aportar. Comienzan en enero con dos páginas en la revista y con un blog en la Web (www.alandar.org)

Comunica 68_2

                   Creemos que alandar sigue siendo un espacio necesario. Las dificultades económicas son difíciles porque la independencia cuesta y dificulta el camino. La revista nació con una vocación de servicio y así  quiere continuar, hoy y mañana. Hemos cumplido 25 y esperamos llegar a los 50. Siempre que Vds. quieran, claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.