DESVELAR LOS DIOSES DE NUESTRA SOCIEDAD

Durante este año 2003 hemos querido señalar algunos de los retos más importantes que como cristianos tenemos hoy día. Así titulamos estos cuatro números «Urgencias de los cristianos de hoy». Y empezamos hablando de que otra política era posible, aunque las elecciones nos venían a demostrar que queda mucho por hacer, para instaurar una verdadera ética en la Política; continuamos diciendo que otra democracia era posible y es que cada día nuestras supuestas democracias son más formales pero menos reales, puesto que no son para todos y todas; y en el pasado número afirmábamos que otra Iglesia era posible, y en ello estamos tanto los que escribimos como los que nos leéis. Pero de lo que más estamos convencidos, desde este consejo de redacción, es de que ninguna de esas parcelas serán realidad si no «desvelamos los dioses de nuestra sociedad», que como «los dioses del imperio» es preciso desenmascarar.

Para esta ardua tarea te ofrecemos en este número tres perspectivas desde la que situar a los «dioses de nuestra sociedad» que queremos desenmascarar: la histórica, que nos la desvela Jesús Bonet con esa referencia a la guerra de los dioses; la sociológica, que la aporta Emiliano Tapia desde los pobres, el Norte y el Sur, los barrios y la periferia; y la evangélica, en la que Rufino Velasco nos recuerda que no se puede servir a Dios y al dinero. También encontrarás los cinco «dioses del Imperio» que hemos elegido para desvelar (poder, dinero, orden, consumo y religión), así como los sacrificios que tenemos que pagar a estos dioses (los muertos por el petróleo o por el coltán, el drama de la inmigración, la problemática de la vivienda, etc.). La entrevista, por su parte, creemos que nos aportará bastantes luces sobre todo por la personalidad de nuestro reconocido entrevistado, luces que podrás ampliar en nuestra sección para ver y leer.

¿Qué, que no hay nada que hacer? O ¿ponemos las velas a otros santos? La esperanza cristiana siempre será nuestro motor, y de veras que no lo decimos como demagogia. Recordemos que contra la OTAN éramos más de 20.000 personas las que salíamos a la calle y ahora contra la guerra hemos sido más de 2.000.000. Si antes se trataba de resistir, ahora se impone la unión a través de los grandes Movimientos de Resistencia Global. Ellos nos están ayudando muchísimo en esta tarea de desenmascaramiento.

Permitidnos finalmente que,  parafraseando a Roger Garaudy,  recordemos cómo «la esperanza es la anticipación militante del porvenir», o,  si lo deseáis en verso oriental, fue Lu Shin quien escribió: «No se puede decir que la esperanza/ exista/ o no exista/ porque es como los caminos/ que recorren la tierra./ Al principio no hay caminos/ pero cuando muchas personas/ marchan en la misma dirección/ ahí surge el camino».

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*