Colaboración. La Bolsa… y la Vida

El Timo de la Sanidad: Negocio                                                                      Antonio Zugasti

Le llaman Sanidad Privada, porque el término “privada” puede tener un cierto carácter respetable: “Mi vida privada que no me la toquen”. Pero el término que mejor expresa la realidad es el de Sanidad Negocio, porque el motivo que realmente les mueve a montarla es el beneficio económico. Y para justificarlo dicen que es mejor y más eficiente que la sanidad pública. Sin embargo en la realidad vemos otra cosa.

Vamos a fijarnos en el sistema sanitario de los Estados Unidos, que es el mejor ejemplo de la Sanidad Negocio. ​ La consecuencia de esta situación es que se trata del país con mayor gasto sanitario por habitante, pero sin embargo el sistema sanitario de Estados Unidos dista mucho de ser el más eficiente entre los países ricos.

Sobre esto escribe contundentemente Bill Bryson, un conocido –y premiado− escritor estadounidense. En un libro de divulgación científica sobre “El Cuerpo Humano” termina hablando sobre la salud y la enfermedad. A propósito de esto entra en el análisis del sistema de salud estadounidense y presenta una serie de datos impactantes:

Un análisis de la sanidad en Estados Unidos

“Los niños estadounidenses tienen un 70% más de probabilidades de morir en la infancia que los del resto de los países ricos. Entre estos últimos, Estados Unidos ocupa el último lugar, o uno de los últimos, en prácticamente todos los indicadores de bienestar médico…Todo esto resulta un tanto contradictorio si se considera que Estados Unidos gasta más en atención médica que cualquier otra nación: dos veces y media más por persona que el promedio de todos los demás países desarrollados del mundo. La atención médica representa la sexta industria más grande del país y proporciona una sexta parte de todo el empleo…

Sin embargo, pese a este ingente gasto y a la indudable calidad de sus hospitales y su atención médica en general, EE.UU. ocupa solo el puesto número 31 en la clasificación mundial de esperanza de vida, por detrás de Chipre, Costa Rica y Chile… Pero donde Estados Unidos difiere de verdad de otros países es en los colosales costes de su atención médica. Según un estudio realizado por el New York Times, un angiograma  cuesta una media de 914 dólares en Estados Unidos, pero sólo 35 en Canadá. La insulina cuesta aproximadamente seis veces más en Estados Unidos que en Europa.. Todo el sistema resulta notablemente costoso y difícil de gestionar. El país cuenta con unos 800.000 médicos en ejercicio pero necesita el doble de personal para administrar su sistema de pagos. La inevitable conclusión es que elevado gasto de Estados Unidos en atención médica no se traduce necesariamente en una medicina de mayor calidad; únicamente se incurre en costes más elevados

Esta es la sanidad de la derecha

Con semejante sistema de salud, no resulta extraño leer que: el pago de los servicios sanitarios depaupera a los que tienen que afrontar ese gasto, hasta el punto de que «el 60% de la gente que entra en bancarrota lo hace por tener que hacer frente a deudas con las aseguradoras médicas«.

Pues esta es la sanidad que los políticos de derechas, y concretamente Isabel Díaz Ayuso, están fomentando para beneficio de sus amigos y perjuicio de la inmensa mayoría de los madrileños y madrileñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*