Colaboración: Coronavirus nos pone a pensar

José Rojo López

El coronavirus, entre sus consecuencias, quieras que  no, nos pone a pensar. Y con esto tiene la virtud de hacernos patentes situaciones que están ahí, que las vamos soslayando o no las diagnosticamos en todas su gravedad y que se nos evidencian. Arrastrábamos una gran desigualdad en nuestra sociedad que también como consecuencia de la pandemia se está incrementando de una manera acelerada.

Total Impotencia

A poco que estemos en contacto con nuestro entorno no podemos menos, si estamos «vivos» de ver como la situación de muchas personas, familias, se va haciendo o se ha hecho ya insostenible. Y lo primero que sentimos es una total impotencia para poder remediar esas situaciones que nos angustian. Y más los que por nuestra edad creemos que no podemos hacer apenas nada.

Sin embargo, muy a menudo afortunadamente vamos viendo que hay personas animadas por los valores que nosotros decimos «de Jesús», pero que son universales, que sí hacen «cosas». Sí ven posibilidades. Son la buena noticia que suponemos Jesús daría en nuestro tiempo. Es tiempo de unirnos a ellos y arrimar el hombro cada uno desde lo que podemos. Ese debiera ser nuestra obsesión, el objeto de nuestras comunicaciones el ser transmisores y colaboradores activos de esas tareas que otros hacen.

No sé exactamente si para S. Juan de la Cruz ese amor del que dice eso, es el mismo incondicional de Jesús hacia los hermanos, incluso a los enemigos, que le movió  en toda su vida y le llevó a la muerte. Ni si nos examinarán o no al final. Lo que está claro es que ese amor que encontramos en lo más hondo de nuestro ser es el valor universal que puede ser el fundamento para construir un Mundo Mejor. Y que es la tarea, y más en estos momentos, que nos debe ocupar como seguidores de Jesús. 

Algo de esto y como preliminar,  es lo que se me ha ocurrido escribir y exponer (y quizá también con un tanto  de desahogo-desasosiego y ruego.. que seguro sabréis tolerar..) y mando en archivo adjunto. Abrazos

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

*