Colaboración: Bendicen la caridad y criminalizan la solidaridad

Los estados fomentan la violencia, el armamentismo, las estructuras militares y el poder. El dinero que nos quitan vía impuestos lo invierten en armas, uno de sus negocios más rentables. Los cuerpos represivos y militares bombardean y ametrallan a la población civil disidente, incluso a los pueblos más pacíficos, para robarles sus riquezas.

Mientras ellos matan inocentes, sobre todo mujeres, ancianos y niños, los soldados  se salvan gracias al sofisticado equipamiento multimillonario que les protege. Ellos arrasan, saquean y violan… mientras el resto de la población civil tiene que enterrar a sus muertos, curar a sus heridos, vendarles y protegerles…

Es decir, después de que han usado nuestro dinero, nuestro trabajo y nuestra sumisión para matar a nuestros hermanos, tenemos que arriesgarnos los más pobres para socorrerles con nuestra caridad y donativos entregados a las Organizaciones No Gubernamentales. De esta manera seremos considerados como generosos, nobles y humanitarios. Incluso los mismos estados que acribillan a la población con sus estructuras militares, se mostrarán benévolos con nosotros y nos devolverán el diez por ciento de nuestros donativos.

No se puede saltar el muro de la caridad y dar un paso más para practicar la solidaridad, porque a partir de entonces puedes engordar la ficha de rebelde y terrorista.

Si regalas peces dirán que eres  humano, bondadoso y generoso, pero si enseñas a pescar dirán que eres terrorista (antes comunista).

Si proporcionas medicinas, mantas, alimentos… sin preguntar nada, serás considerado un ciudadano respetable. Si acoges a los refugiados y velas por sus derechos, dándoles cobijo… si exiges asistencia médica para ellos… si salvas sus vidas de la muerte en el mar, serás acusado de traficar con personas y de terrorismo.

Los estados son criminales porque no proporcionan salvamento a los refugiados que se ahogan en los mares o mueren en los campos de refugiados, ni tampoco permiten que las organizaciones humanitarias lo hagan. Sin embargo son muchos miles de ONGs las que se dedican al asistencialismo o la caridad, con el apoyo y reconocimiento de los estados. Pero cuando practicas la solidaridad, tu seguridad y tu vida están ya en peligro…

Es lo que les ha pasado a la doctora Ángeles Maestro, a María y a Beatriz, procesadas por ejercer la solidaridad con el pueblo palestino. Por entregarles ayuda económica con fines humanitarios, les acusan de colaborar con el terrorismo.

Piden solidaridad y colaboración en la cuenta bancaria:

ES23 1491 0001 2130 00073309

Titular: Ángeles Maestro Martín

                                                                                         Goio Ubierna Güemes 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*