ASAMBLEA 2005 FE CRISTIANA Y CONCIENCIA CIUDADANA. MANIFIESTO

Trescientas cristianas y cristianos reunidos en Madrid los días 19 y 20 de noviembre de 2005, convocados por los colectivos abajo firmantes, desde el ejercicio de nuestra ciudadanía y la perspectiva de la fe cristiana que compartimos QUEREMOS MANIFESTAR PÚBLICAMENTE:

•      La urgencia de reivindicar y legitimar la participación, responsabilidad y toma de decisiones de las mujeres en las prácticas, discurso y celebraciones de la Iglesia, en pie de igualdad con los varones.

•      La importancia de la autonomía de las mujeres en el control de su sexualidad y su capacidad reproductiva, que posibilita un impacto positivo en sus vidas, en la de sus familias y la de sus comunidades y favorece su participación pública en procesos económicos, políticos y sociales.

•      El reconocimiento de que la decisión de llevar o no a término un embarazo corresponde a las mujeres, en una sociedad que ha de respetar esa decisión, con un estado que ha de garantizar condiciones adecuadas para la misma y una Iglesia que ha de acoger esa decisión en libertad.

•      La comprensión de que Dios pone en el corazón de las personas las diferentes orientaciones sexuales y que corresponde a gays y lesbianas cristianos hacer visible esa realidad en el marco de su comunidad.

•      La constatación de que existe una concepción conservadora de la familia que se apropia del término y utiliza la estrategia de invisibilizar la existencia de las familias homoparentales y de otras diversidades familiares.

•      La convicción de que desobedecer y denunciar cualquier tipo de injusticia, de forma responsable, crea referentes  constructivos y libera a la comunidad, una denuncia enérgica hecha desde el amor y la fraternidad.

•      El desvelamiento de que el miedo es la raíz psicológica de todo fundamentalismo y de que descubrimos ese miedo a la libertad, a la diversidad, a la inseguridad, a perder poder, al cambio, al vacío…en la jerarquía de nuestra Iglesia.

•      El posicionamiento contra los fundamentalismos religiosos, que coartan gravemente la libertad de conciencia, y contra el fundamentalismo del mercado, que impone una ideología de voracidad, desigualdad y sumisión.

•      El valor del ecumenismo de las bases, desde las experiencias y las prácticas más que desde las ideas y el valor del auténtico diálogo interreligioso  y el mutuo conocimiento entre distintas confesiones.

•      La necesidad de una escuela laica que garantice la educación en valores cívicos laicos y el respeto por la diversidad cultural en una sociedad igualitaria en la que no procede ningún adoctrinamiento religioso dentro del ámbito escolar.

•      El convencimiento de que en el seno de una sociedad laica, que asume valores humanos no condicionados por lo religioso, hemos de despojarnos de poderes y privilegios confesionales. Por lo que evidenciamos el interés enmascarado de la jerarquía católica respecto a la financiación de la misma por el Estado y reclamamos una revisión de los acuerdos entre la Iglesia y el Estado. Denunciamos también la vinculación de la jerarquía católica con los posicionamientos de los sectores políticos más conservadores del país y su alineamiento con los planteamientos reaccionarios y dañinos que emite habitualmente la cadena COPE.

Madrid, 20 de noviembre de 2005.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*