Vivir de otra Manera: En CONVIVIR ponemos vida a los años

UN ESPACIO  DE PARTICIPACIÓN ACTIVA DE MAYORES

Timo (Timoteo Cruces)  y Maite (Mª Teresa Aguilera)  son  matrimonio, personas amigas, muy conocidas en Iglesia de Base de Madrid, en Redes Cristianas  y en el Congreso de Teología. Son parte del  grupo promotor de Convivir y llevan viviendo tres años en el Conjunto Residencial de apartamentos  para mayores.  Les hemos pedido que nos hablen de su experiencia. 

Publicamos algunas fotos que nos han facilitado de los residentes

Timo.-  Convivir es un centro residencial que lleva funcionando tres años  en un lugar de la Mancha, Horcajo de Santiago (Cuenca), en régimen de cooperativa. El centro residencial consta de un edificio de 7.300 m2 construidos  en una parcela de 37.000 m2 y  está formado por 66 apartamentos  para 1 ó 2 personas (cada apartamento), con capacidad total para 110 personas.  Convivir reúne todas las condiciones  para tener un envejecimiento activo.

Maite.-  Hace aproximadamente 15 años, un grupo de amigos de una comunidad cristiana de Iglesia de Base de Madrid, el M.A.S, nos planteamos seguir juntos para disfrutar de nuestra etapa de jubilados.  Este interés común se concretó en la formación de una cooperativa junto a  otras personas amigas o conocidas. En  la actualidad, la cooperativa está formada  por 92 socios/socias. Compramos  un terreno  y construimos  un centro residencial moderno con todas las condiciones de seguridad y confort que dispone de:

-Un  espacio privativo (apartamentos con cocina americana: cuatro tipos) que amueblamos a nuestro gusto;

-Servicios comunes (alimentación, lavandería, limpieza, enfermería,  fisioterapia, peluquería, podología…)

-Personal cualificado para ser atendidos durante las 24 horas del día,  en caso de dependencia.

-Espacios comunes (comedor, salón de actos, salas de estar, cafetería, salas para realizar actividades…)

-Un enorme espacio al aire libre, con jardín, huerto  y pistas de juego.

Y todo a precio de coste.

Timo.– Desde que llegamos,   vivimos ya  como habíamos  proyectado  vivir:

-Decidimos sobre nuestra propia vida.  Desde su origen, la cooperativa la hemos  gestionado los propios socios/as.  No se decide por apartamento. Se decide por ser socio/a. Cada socio/a tiene un voto.

Organizamos nuestras propias actividades. Hemos sido trabajadores en diversas actividades: sanidad, enseñanza, banca, mecánica, electricidad, fontanería, residencias de mayores, E.M.T., Metro, supermercados…  y por tanto, en las más diversas  áreas laborales tenemos experiencia o somos especialistas.  Ahora, ya jubilados, nosotros mismos organizamos grupos de actividades para disfrutar de nuestro tiempo libre: gimnasia de mantenimiento, yoga, biblioteca, danza, cine, jardinería,  mantenimiento de las estructuras, coral (el director es una persona del pueblo), juegos (al aire libre o de mesa), publicación de una revista,  excursiones…

Hemos decidido el lugar  donde queremos vivir, con nuestros amigos.  Nuestra relación es de ayuda mutua en el vivir diario o en vacaciones.

Nos integramos en el pueblo y en la zona. Muchos  socios/socias participamos en la vida del pueblo (asociación de jubilados, asociación de mujeres, asociación cultural y solidaria,  Cáritas parroquial, albergue de transeúntes, concentraciones y actos a favor de emigrantes,  refugiados, pensionistas  y de la Memoria Histórica, charlas en el Instituto de Enseñanza Media,  club de lectura de la Biblioteca Municipal, fiestas  y actos culturales locales.

Timo.-Viviendo en Convivir,  hemos  resuelto a nuestros hijos el problema  de atendernos cuando seamos dependientes. Además,  ya hemos elegido el  lugar y la gente con quienes  queremos estar;  con lo que  ahorramos a nuestros hijos  tener que decidir por nosotros.  En nuestro caso, desde que empezamos a integrarnos en la Cooperativa,  siempre hemos comentado con ellos el proyecto CONVIVIR,  con el que están de acuerdo y nos han apoyado.

Todos estos objetivos del proyecto cooperativo los estamos realizando ya,  desde hace tres años.

Maite.– Horcajo de Santiago es un pueblo de unos 4.000 habitantes, junto a Tarancón.  Está a 100 kms. de Madrid, Cuenca y Toledo (en automóvil se está en una hora en  la Glorieta de Atocha). Existe una línea regular de autobuses con Madrid.  Dispone de  los servicios más importantes: centro médico de la Seguridad Social (Centro de especialidades en Tarancón y Cuenca, Hospital en Cuenca); dos farmacias;  oficina de Correos, varias entidades bancarias; dentista, notario,  diversos comercios;  existe una banda de música, de unos cien músicos; dispone de una amplia Casa de la Cultura y un Centro Cultural para reuniones, exposiciones y conferencias; tiene una zona deportiva que  incluye una espléndida piscina que utilizamos en la temporada de verano.  En definitiva,  un pueblo agradable, tranquilo y  con todos los servicios para satisfacer nuestras necesidades.

Maite.- Con plena conciencia, desde el inicio, y más ahora,  Convivir es  un modo  de vida en común que nos satisface y que nos permite intervenir en las estructuras de la economía solidaria frente al modo de vivir capitalista. Estamos asociados a otras experiencias  cooperativas  en una confederación de cooperativas  (HISPACOOP) que nos permite resolver problemas comunes  e influir para que la economía esté al servicio de las personas.

Timo.– Para disfrutar de Convivir puede hacerse de dos formas:

-Haciéndose socio, invirtiendo para usar y disfrutar de uno de los apartamentos disponibles;

-Concertando la utilización de un apartamento para no socios.

Contactos:

Quien esté interesado/a en participar en esta experiencia de envejecimiento participativo puede ponerse en contacto con CONVIVIR:

Teléfono: 969 12 72 36

e-mail:comunicación@convivir.coop

www.apartamentos convivir.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*