Para Ver: María Magdalena

 

Ficha Técnica:                      

Título original: Mary Magdalene Dirigida por:   Garth Davis                                        Duración:119 min Nacionalidad:  Reino Unido

Ficha Artística:

Rooney Mara, Joaquin Phoenix, Chiwetel Ejiofor, Tahar Rahim, Denis Ménochet
La película es el relato de la historia bíblica desde el punto de vista biográfico de María Magdalena (Rooney Mara), una joven mujer que busca dar un nuevo sentido a su vida. A pesar de las jerarquías y reglas impuestas por su época, María Magdalena se atreve a desafiar a su familia y unirse a un nuevo movimiento social liderado por Jesús de Nazaret (Joaquin Phoenix). La joven no tardará en encontrar su sitio en este nuevo camino que les llevará hasta Jerusalén. Retrato auténtico, único y humanista de una de las figuras espirituales más enigmáticas e incomprendidas de la historia.

La vida de Jesús a través de los ojos de una mujer.

Magdalena, Libre de Culpa es una película cristiana que vuelve a contar la historia de Jesucristo pero en esta oportunidad vista desde los ojos de María Magdalena. En ella se resalta cómo Jesús valora a la mujer enfocándose en eventos históricos en las que se relacionó con las mujeres. La película procura identificar a la población femenina con Jesucristo, por medio de narraciones y situaciones que se cuentan en los Evangelios.

Si hay una personalidad que las creencias populares han falseado esa es, sin duda, María Magdalena. De ella se ha dicho, desde la Edad Media, que fue una prostituta, (arrepentida pero prostituta), y hoy en día está de moda decir que fue la pareja/amante/mujer de Jesucristo.
Tales afirmaciones no tienen base alguna como a continuación se explicará pero antes es preciso analizar un poco la verdad objetiva de quién fue en realidad y qué hizo María Magdalena. Y para ello vamos a usar tanto el sentido común como lo que nos dicen los Evangelios. Para tener una visión más amplia tomaremos desde los canónigos, es decir los aceptados por la iglesia católica (San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan) hasta los apócrifos que no son reconocidos por la iglesia pero que también nos hablan de la vida de Jesús.

Seguidoras femeninas

En primer lugar el mensaje de Jesucristo suponía igualdad entre todos los hombres; ricos y pobres, judíos y gentiles y por supuesto entre hombres y mujeres. Igualmente los milagros que realizaba, las sanaciones y demás incluirían a todos con independencia del sexo. Es decir que por sentido común podemos imaginarnos que JC tenía tantas o mas seguidoras femeninas como seguidores masculinos.

Lo que sí que está claro es que entre todas las mujeres los cuatro evangelistas “oficiales”, es decir reconocidos por la iglesia católica, en todos está María Magdalena. ¿Por qué?

Solamente hay una respuesta lógica, porque ella era la más fiel, la mas creyente, la más sincera y comprometida servidora de lo que Jesucristo representaba, tanto que era capaz de aparecer en el momento en que los otros compañeros, en el momento de la Pasión, se retiran. Si a los principales seguidores de J.C. les damos el nombre de apóstoles (que viene del término stolos, “flota” “escuadra” y da la imagen de un movimiento), será justo también dar el nombre de apóstol a esta seguidora de Jesucristo capaz de estar junto a Él en los momentos más duros.

Las mujeres no pueden ser ordenadas sacerdotes

La iglesia como la conocemos hoy en día otorga un papel pasivo a la mujer, cosa que no ocurría en los primeros tiempos del movimiento pues en una primera fase las comunidades cristianas dirigidas por mujeres tuvieron mucha importancia, tanta que hasta podían celebrar los sacramentos. Así, si en el Concilio de Laodicea (siglo IV) si se dice que las mujeres no pueden ser ordenadas sacerdotes, es que antes sí que lo podían ser, luego vemos como la importancia femenina va perdiendo peso dentro de la iglesia oficial. Aceptar una mujer evangelista hubiera sido contrario a la posición de dominio del hombre que quiere seguir la iglesia, por ello se oculta o matiza la importancia de María Magdalena.

Xavier M Andrade

En resumen ya para finalizar, la imagen de María Magdalena debería cambiarse por la de un apóstol femenino capaz de estar junto al Maestro en la Pasión y a quien se le manifestó resucitado antes que a nadie Hay que decir que el propio Jesucristo llegó a llamar a Magdalena, “espíritu puro” ello nos da una imagen de su importancia en todo el movimiento inicial del cristianismo.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*