Feb 19

El cuidado de la Tierra

Editorial del número 88. Para el número completo en la edición papel o digital escribe un correo a secretaria@revistautopia.org

El cuidado de la Tierra

 El científico norteamericano Jared Diamond, en su extensa obra Colapso, va realizando un recorrido minucioso y bien documentado por una serie de sociedades del pasado que en un momento de su evolución se hundieron y han desaparecido dejando sólo como huella de su paso, una serie de monumentos abandonados. También presenta casos de sociedades que enfrentadas a graves problemas los resolvieron acertadamente y han perdurado en el tiempo. Los ejemplos son generalmente sociedades pequeñas y relativamente aisladas, aunque también, analiza situaciones como la de la China actual.

El denominador común es que las sociedades que colapsaron lo hicieron básicamente por la destrucción de su entorno natural. Esta destrucción pudo ser impulsada por diversas causas, teniendo también en cuenta que esas culturas ignoraban las consecuencias de sus acciones, pero el resultado general es que deterioraron su medio ambiente de tal manera que llegaron a un punto de no retorno. Es muy común que esta incapacidad de sobrevivir se presentara de una manera brusca. Incluso cuando estas sociedades parecían haber llegado a un momento de apogeo sobrevino un rápido colapso que llevó a la desaparición o a una disminución drástica de su población.

En muchos casos fue la insensatez de las clases dirigentes, ansiosas de prestigio, riqueza y poder, lo que llevó a decisiones catastróficas para la sociedad. Y cuando las condiciones de la mayoría empezaron a hacerse insostenibles, inevitablemente estalló la ira popular contra los dirigentes, originando graves disturbios y feroces luchas internas que agravaron todavía más la situación.

La intención del autor no es hacer un ejercicio de erudición, o satisfacer una curiosidad histórica, sino urgirnos a que abordemos la situación en que se encuentra la humanidad, que hoy forma una sociedad única, globalizada y aislada en un pequeño planeta llamado Tierra.

¿No nos encontramos hoy en una situación similar a la de muchas culturas al borde del colapso? El cambio climático, la contaminación ambiental, el agotamiento de los recursos con el final de la era del petróleo, la disminución de la biodiversidad ¿no nos están indicando claramente que nuestra civilización no es sostenible en el tiempo por muchos mantos verdes que los grandes señores quieran ponerle?

Lo que nos diferencia de las culturas que colapsaron en la antigüedad es que nosotros sí sabemos hacía dónde vamos si seguimos por este camino. ¿Por qué seguimos, pues? Jared Diamond apunta varias razones, entre ellas una muy fundamental: un conflicto de intereses. Por un lado estarían las élites, que obtienen enormes beneficios de la situación actual y piensan que están bien situadas ante los cambios que pudieran ocurrir. Al otro lado estamos la inmensa mayoría de la humanidad, obnubilados por el brillo seductor de la sociedad de consumo y anestesiados con la quimérica promesa de que los avances tecnológicos acabarán resolviendo todos los problemas que se puedan presentar.

Para explicar la postura de esta mayoría más que de razones tendríamos que hablar de emociones, pues no se trata de unos planteamientos racionales, sino de opciones vitales donde lo emocional ocupa el primer plano. Vivimos en una sociedad de consumo. Ponemos nuestra felicidad en el consumo (de objetos, servicios, viajes, diversiones….). Pero un consumo siempre creciente no se puede mantener sin ese crecimiento económico indefinido que destroza la Tierra.

Es necesario, pues, seguir insistiendo en lo vital que es el cuidado de nuestro planeta, pero mostrando también que eso no tiene que suponer una disminución de nuestro bienestar, sino que es posible un bienestar de mayor calidad humana compatible con el cuidado de la madre naturaleza.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*