UN PROCESO ASAMBLEARIO

Comisión de preparación de la IX Asamblea de IBM

 En el año 2010, en la asamblea de representantes de la Iglesia de Base de Madrid (IBM),  se decidió convocar la siguiente Asamblea General que debería realizarse en 2011, como teóricamente lo hemos establecido cada dos años. No pudo ser en ese año porque coincidía con la que había convocado Redes Cristianas. Cuando se reunió de nuevo la asamblea de representantes se nombró una comisión que se encargara de llevar adelante el proceso asambleario de esta IX Asamblea General. Se consultó a las bases sobre el tema que deberíamos de tratar a lo largo de todo este año, hasta Pentecostés del 2012 en que celebraríamos el acto asambleario.  El lema escogido fue éste: Los cristianos con la víctimas del sistema. Compromiso y lucha por la justicia. Es un tema muy arriesgado, se ha puesto el listón muy alto, y, por tanto, requiere tratarlo con mucho cuidado y a fondo. En la anterior Asamblea de 2008 se contabilizaron 28 comunidades y unas 30 manifestaron el deseo de participar. En nuestro caso, han participado 18 comunidades. Hay que tener en cuenta que el número de comunidades ha disminuido y la edad de sus componentes oscila entre los 60-70 años. La comisión ha tenido muy en cuenta y ha insistido en todo momento que hubiera una clara participación horizontal de las bases durante todo este curso. Se hicieron dos tandas de preguntas para debatir el tema entre todos y todas. El método que se proponía era el tradicional: un análisis de la realidad, una alternativa, una organización y una acción (todo lo cual equivale al ver, juzgar y actuar de la revisión de vida); la comisión analizaba las respuestas y sacaba sus conclusiones.

El resumen de las respuestas a los dos cuestionarios se puede decir que es el siguiente: ha habido un positivo interés de las comunidades en debatir el tema propuesto. Se percibe un claro rechazo al sistema capitalista neoliberal, aunque no aparece un análisis político de la realidad. Se mantiene un cierto pensamiento crítico, pero sin profundizar demasiado en la situación actual. Se estima que es preferible siempre el valor de lo público y los servicios públicos (enseñanza y sanidad, sobre todo) y en conexión con los movimientos sociales, se afirma el pluralismo social, en contra del pensamiento único y las privatizaciones. No se hace alusión a las víctimas del sistema, no se nombran las guerras de Afganistán, Iraq, Siria, Libia, etc. Tampoco aparecen las posturas políticas y sindicales, más o menos cercanas al sistema, como el PSOE o las cúpulas de CCOO y UGT. En cuanto a los compromisos, se percibe un claro compromiso personal y comunitario de la mayoría de las comunidades, más bien de tipo asistencial. La mayoría apoyan a los movimientos sociales y al 15-M, aunque se ve desde fuera, no implicados desde dentro del movimiento de los indignados, ni formando parte de las clases populares. Se rechaza mayoritariamente un compromiso global de la IBM. Y también, una gran mayoría no se siente vinculada a la organización de Iglesia de Base. Si comparamos esta realidad de las comunidades de ahora con lo que fueron el año 1998, se puede decir que no hemos avanzado mucho. Estamos más o menos igual, pero con 14 años más de edad. No nos faltan energías y esperanza de seguir adelante en el camino del seguimiento a Jesús.


Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

*