TRÍPTICO HEBREO (FRAGMENTO)

De Carles Duarte

 Aquél que no ha nacido aún,

no ha vivido ni el dolor ni la palabra,60 Portada

ni el crecimiento ni el cansancio de los días,

ni lo ha herido la avidez de los cuerpos

o el tacto de la luz sobre las manos,

y no conoce la agilidad del puma

ni el plumaje vistoso del guacamayo;

no ha sufrido tampoco el frío inhóspito

ni la humedad agobiante

que detiene las horas;

no se ha probado el viejo vestido de la mar

ni ha tocado el árbol ni las rocas,

ni conoce el trayecto de la muerte.

Tal vez sea feliz

quien no ha nacido aún,

pero no lleva ni en la piel ni en la memoria

el gusto de los años,

y la textura del viento

no habita su sangre,

ni ha dado fruto entre sus labios

el grito de la ternura.

 Quizás sea feliz

sin el olor del té

y el sabor de la naranja.

 Yo no podría serlo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*