SOMOS IGLESIA: OTRA IGLESIA ES POSIBLE

 La expresión “Somos Iglesia” se utiliza en Austria en 1995, como título de un manifiesto en el que se recogen los anhelos de amplios sectores de la Iglesia católica austriaca, profundamente dolidos por el comportamiento autoritario de sus obispos y del Vaticano. El Manifiesto nace en un contexto de escándalos que tienen eco en la prensa internacional, en el seno de un proceso acelerado de alejamiento masivo de fieles respecto de su Iglesia, decepcionados por la inflexibilidad y autoritarismo de su Jerarquía. Muchos consideran que la conducta eclesiástica dominante se ha distanciado gravemente de los hombres y mujeres de esta época, haciendo gala de un talante poco evangélico.

El Manifiesto sirve de base a una amplia campaña de recogida de firmas, que pronto trasciende las fronteras de Austria, logrando una fuerte repercusión en Alemania y en otros países de Europa y de América. El objetivo era conseguir un amplio respaldo con firmas que avalaran el descontento generalizado y la demanda de reformas expresados por millones de católicos de todo el mundo. Al finalizar la campaña, sus resultados se ofrecerían como testimonio a las instancias oficiales de la Iglesia y a la sociedad.

La campaña es presentada en Madrid por el teólogo Hans Küng, en el Congreso de Teología, organizado por la Asociación de Teólogos Juan XXIII, en septiembre de 1995. A partir de ese momento, se inicia en el Estado español la recogida de firmas y el apoyo al conjunto de iniciativas de la campaña internacional.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*