Reflexión: Dios y la política

Reflexión: Dios y la política.

Dios y la política en Grecia: de la guerra de Troya al Principio imprincipiado 

Javier Domínguez

Los griegos lo tenían muy claro: en el paradigma griego de todas las guerras, la guerra de Troya, cada bando era protegido y dirigido por un dios o una diosa. Palas Atenea y sus dioses amigos luchaban con los griegos, y Afrodita y los suyos, con los troyanos.

Hubo un momento en el  s. V antes de Cristo en el que llegaron los grandes pensadores griegos, filósofos, amantes de la sabiduría, Sócrates, Platón y Aristóteles, que trajeron un nuevo paradigma sobre Dios: Dios es el Principio imprincipiado, el  motor inmóvil, la causa incausada. Es un Dios único, principio del movimiento.

Dios y la política en el cristianismo.

San Agustín, en el siglo V, bautiza y cristianiza a Platón. Santo Tomás de Aquino, en el siglo XIII, cristianiza y bautiza a Aristóteles. El Dios de Santo Tomás de Aquino no es el Dios de Aristóteles, porque no es solamente el frío Principio imprincipiado, Es Amor y crea por amor. Pero cuando Sto. Tomás quiere demostrar su existencia, lo hace con argumentos que están tomados casi al pie de la letra de Aristóteles.

Así que la doctrina de la Iglesia, incluso los dogmas, están expresados en lenguaje aristotélico. Por ejemplo: el dogma de la transubstanciación del pan y el vino en la eucaristía se basa y da por supuesta la física de Aristóteles, que establece que los seres se componen de substancia y accidente.

El posteísmo y  los nuevos paradigmas.

“El posteísmo propone que el teísmo es una creencia no tanto rechazable cuanto puramente obsoleta. Se trata de una variante del no-teísmo. En esta postura el concepto de Dios pertenece a una época del desarrollo humano hoy en día histórica y superada. Dentro del no-teísmo, el posteísmo contrasta con el antiteísmo. El término, además, aparece en la teología cristiana liberal, así como en el postcristianismo” (Wikipedia. Diciembre de 2021).

Yo quisiera hacer un par de reflexiones sobre el posteísmo como nuevo paradigma, que se ha defendido en algunos artículos escritos en colectivos de confesión cristiana, como Redes Cristianas.

Cosas obsoletas

Los que tenemos más de 90 años hemos vivido el cambio de paradigma que ha dejado obsoletas un montón de cosas. Es obsoleto que las mujeres frieguen el suelo de rodillas, con un estropajo y un trozo de jabón. La fregona, invento de un español,  puso de pie a mi madre. Es obsoleta la  estufa de carbón, que exigía un depósito de carbón en casa que todo lo ensuciaba (no existía la bombona de butano). Es obsoleto el  carrete de fotos, que había que llevar a revelar (no había fotografía digital). No existía la televisión. No había teléfonos móviles. Recuerdo un choque de trenes en Alemania porque se equivocaron dos jefes de estación y mandaron dos trenes en dirección contraria por una vía única y, como no pudieron avisar a los maquinistas,  esperaron el choque inevitable. No había ni siquiera ordenadores. Recuerdo el primer ordenador que llegó a Madrid a una imprenta que estaba en la calle Princesa, cerca de la plaza de España, a donde llevamos a imprimir algunos libros. Era grande como un armario y hacía prácticamente lo mismo que hace hoy en día un ordenador portátil: programar. Los teólogos del posteismo y nuevo paradigma defienden que Dios es obsoleto, cosa del pasado.

Tres consideraciones para terminar.

Llaman moderno a un planteamiento sobre Dios y Cristo que es una variante del agnosticismo inglés del siglo XIX.

Si el Sr. Casado, Presidente del Partido Popular y la Señora Ayuso, Presidenta de Madrid, van a misa ostensiblemente y salen en televisión de rodillas en una Iglesia, como la cosa más natural del mundo, no se puede afirmar que Dios es algo obsoleto y de otros tiempos, como la estufa de carbón o las mujeres de rodillas fregando el suelo.

Dios sigue siendo una fuerza política, generalmente de derechas, que lleva a la presidencia a Bolsonaro, por ejemplo, y a veces de izquierdas, que se manifiesta en la Teología de la Liberación.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.