Reflexión: ¿A quién sirven las tumbas del Mediterráneo y del Atlántico?

¿A quién sirven las tumbas del Mediterráneo y del Atlántico?.

Luis Pernía (CCP Antequera)

Las muertes de inmigrantes en el Mediterráneo y en el Atlántico tienen beneficiarios. Entre ellos, algunas administraciones públicas, las empresas armamentísticas que están detrás de Frontex o de Airbus o de Indra, que también comercian con armas, así como los causantes de conflictos geoestratégicos y nuestra propia indiferencia. Poco importa a todos ellos que los mares sean tumbas llenas de muertos.

Cuando terminó 2021 nos encontramos con la noticia de 4.404 muertes de migrantes en las rutas marítimas de la frontera sur; el doble que el año anterior, según ha documentado la ONG Caminado Fronteras.

Estadística escalofriante

Entre el norte de África y el Estado español perdieron la vida 388 personas. En el Estrecho de Gibraltar murieron 102 personas, en el mar de Alborán 95 y en la ruta hacia Canarias se contabilizan 4.016 personas. En total, en las diversas  rutas de la inmigración, “Caminado Fronteras” estima que se han producido 4.404 víctimas mortales, lo que supone un incremento respecto a 2020. El mes más negro fue agosto, con 657 muertes.

 Hay que hacer constar que las cifras son solo una estimación  de las muertes que se han podido confirmar. Se trata de los naufragios visibles. Pero el número de víctimas es seguramente superior, teniendo en cuenta que casi el 95% de las víctimas mortales desaparecen en el mar sin que sus cuerpos sean  rescatados, conformando eso que llamamos el drama de los naufragios invisibles.

Y es que las  rutas del sur concentran aproximadamente el 42% de toda la inmigración con destino a España. En los doce meses del año pasado, el Ministerio del Interior tiene registradas 39.835 llegadas de inmigrantes irregulares por vía marítima, un 2,6%  superior a 2020.

Helena Maleno

Caminando fronteras

Ante el incremento de fallecimientos en 2021, nos preguntamos: ¿A quién o a quiénes sirven las tumbas del Mediterráneo y del Atlántico?

En primer lugar, a las propias administraciones públicas, al negarse a dar cifras “oficiales”, porque nadie quiere declararse responsable de ese goteo de muertes. Helena Maleno, de Caminado Fronteras,  ha criticado la ocultación interesada de estas cifras por parte de los gobiernos, tanto de los países de origen como de España. Se lamenta de que “no se busque a las personas desaparecidas; de que no se identifiquen los cuerpos encontrados ni tengan un entierro digno; de que se oculte  a las víctimas de las fronteras; y de que no se señale a las políticas de control de fronteras como causantes de miles de muertes”.

Frontex, oscuro negocio

En segundo lugar, sirven también a alguien que no ha hecho su trabajo en la defensa de la vida y sí el del control migratorio. Se trata de Frontex y su oscuro negocio. Frontex es la agencia europea de protección de fronteras, cuya labor en relación con los derechos humanos deja mucho que desear. A nivel europeo las principales empresas que se benefician de los contratos licitados del Frontex son las mismas empresas armamentísticas, que siguen manteniendo un lucroso beneficio conla venta de armas a Oriente Medio y al norte de África, de donde provienen la mayoría de los refugiados que llegan a las fronteras europeas. Firmas como Finmeccanica, Thales y Airbus, actores destacados del negocio de la seguridad en la UE, son también tres de las cuatro principales comerciantes de armas europeas. El grupo Safran y la española Indra también se encuentran en las primeras posiciones del ranking. “Con estas muertes hay empresas que  están ganando mucho dinero”, ha apostillado Helena Maleno.

Víctimas y conflictos

En tercer lugar, las víctimas de los naufragios sirven a los causantes de los conflictos geoestratégicos. Es curioso observar que, por meses, agosto fue el más trágico, con 657 víctimas, y  asimismo las 481 víctimas desaparecidas entre finales de mayo y principios de mayo, en los picos de tensión entre Marruecos y España. Cabe recordar que entre las causas del aumento sin precedentes de salidas en 2005 y 2006, destacan el golpe de estado en Mali y el conflicto abierto en el norte de Marruecos. Recientemente, hay que mencionar el empuje de la juventud senegalesa por la crisis del turismo generada por el cierre de fronteras por la covid-19, la corrupción y la falta de democratización, así como los acuerdos pesqueros con Europa.

En tercer lugar, las víctimas de los naufragios sirven a los causantes de los conflictos geoestratégicos. Es curioso observar que, por meses, agosto fue el más trágico, con 657 víctimas, y  asimismo las 481 víctimas desaparecidas entre finales de mayo y principios de mayo, en los picos de tensión entre Marruecos y España. Cabe recordar que entre las causas del aumento sin precedentes de salidas en 2005 y 2006, destacan el golpe de estado en Mali y el conflicto abierto en el norte de Marruecos. Recientemente, hay que mencionar el empuje de la juventud senegalesa por la crisis del turismo generada por el cierre de fronteras por la covid-19, la corrupción y la falta de democratización, así como los acuerdos pesqueros con Europa.

Conociendo que, durante 2021, en la ruta de Argelia a España perdieron la vida 388 personas, otros beneficiarios de esas muertes son los causantes de  la represión gubernamental al movimiento pro democracia Hirak, en Argelia, que ha desembocado en una persecución política contra la juventud, sin desdeñar la crisis generada por la pandemia, que ha empobrecido aún más a la sociedad argelina.

Falta de coordinación

Entre los beneficiarios de tantos naufragios visibles e invisibles, están las políticas migratorias mientras no haya vías reales, legales y seguras para las migraciones, al tiempo que  trabajen en la raíz del problema, en los factores que obligan a las personas a migrar en condiciones inseguras por las rutas tan peligrosas.

Sirven también a los responsables de esa notoria falta de coordinación entre países durante los rescates y la arbitrariedad a la hora de activar las alertas. Helena Maleno señala “situaciones rocambolescas que no sabemos si se deben a criterios políticos de no acudir a rescatar, como por ejemplo que, en Baleares, Salvamento Marítimo derivase las llamadas de auxilio desde la ONG al teléfono de atención al público de Cruz Roja”.

Hasta dirigentes del fútbol se aprovechan de esta barbarie. Así Gianni Infantino, al sugerir que “celebrar el mundial de fútbol cada dos años frenaría las migraciones”, parece ignorar la historia de lucha y resistencia del continente africano e ignorar el papel que juega Europa en el empobrecimiento de África y su pasado colonial.

A quien más sirve es a nuestra indiferencia

Pero a quien sirve realmente este creciente número de víctimas es a nuestra propia indiferencia. ¿Cómo es posible que permanezcamos impertérritos ante este drama? Una indiferencia que en el fondo viene a justificar las posiciones antiinmigración de los grupos populistas xenófobos.

Desde las organizaciones pro inmigrantes,  venimos pidiendo medidas reales para la reducción de pérdidas de vidas en las rutas migratorias a Europa y para que cuiden sus  obligaciones en el marco del derecho internacional. Deben poner el foco en las vidas que se pierden, por encima del control migratorio. No es ético que se jacten de haber cumplido sus tareas en trabajos migratorios, mientras obvian cumplir sus obligaciones del derecho a la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.