PEPITA ESPARZA

69pg09Tere Paredes Iniesta/Carmen López Cremades

(Comunidades Cristianas de Base de Murcia)

 Pepita Esparza Sánchez es miembro de las Comunidades Cristianas de Base de Murcia. De profesión Maestra de educación primaria, no ha dejado de ejercer a pesar de estar jubilada, ya que sigue en el ejercicio de su profesión de forma altruista y desinteresada. Seguidora de Pierre Faure, se convirtió en una gran defensora de la renovación pedagógica y la educación individualizada formando, con otros compañeros, el Movimiento de Maestros de Acción Católica (MMAC), cuyo objetivo era la promoción de la escuela pública, del pueblo y del maestro.

Su labor profesional se ha desarrollado siempre en colegios ubicados en zonas deprimidas y marginales. En el último tramo de su vida laboral, solicitó el traslado a un colegio público, situado en una zona suburbial y de difícil desempeño.

Tras su jubilación, comenzó a prestar servicio a otros colectivos desfavorecidos y necesitados, dedicando también todo el tiempo de que dispone en el proyecto de la Casa de Acogida para inmigrantes convalecientes, como voluntaria de la Asociación “Murcia Acoge”, con la que sigue colaborando en la actualidad.

Desde el principio ha ayudado e incluso ha acogido y compartido  su propia casa con los inmigrantes que han precisado de ella. Incapaz del desánimo, su presencia constituye un estímulo para la superación de todas las dificultades.

Pepita, tú has sido siempre una “Solidaria Anónima”. Sin embargo, alguien reconoció tu labor y saliste del anonimato. ¿Qué significó para ti la concesión del “Premio al Solidario Anónimo 2003”

¿Qué significó? Por un lado, una  sorpresa por algo totalmente inesperado. Nunca hice nada para conseguir prebendas; tampoco creía  que mi labor fuese relevante. Por otro lado, me sirvió para descubrir la gratitud de muchas personas y también, la cantidad de amigos/as que me apoyaron .Finalmente, me sirvió para reflexionar sobre el grado de amor gratuito (sin esperar nada a cambio) que tengo que poner en mis acciones de cada día y agradecer a tantas  personas que a lo largo de mi vida me han enseñado a pensar en los demás, amarlos, servir y dar algo de lo  mucho que he recibido.

Durante todo tu tiempo en activo, como maestra, no solo te ocupaste de la enseñanza a tus alumnos y alumnas, como requería tu profesión, sino que también desarrollaste una labor de promoción social entre ellos y en el entorno en que éstos vivían, es decir, con sus familias. Después de tu jubilación te incorporaste a “MURCIA ACOGE”. ¿Qué fundamento evangélico te lleva al compromiso de dedicar y compartir tu vida con los más débiles, excluidos, empobrecidos…? Cuéntanos tu experiencia.69pg11

La opción por Jesús me llevó al descubrimiento del amor y el servicio a los demás. Jesús es el motor de mi vida.

Un día allá por  el año 1991 me invitaron a conocer la asociación Murcia Acoge. Empecé con otras amigas a dar clase de español a un grupo de inmigrantes magrebíes. Así llegué a descubrir los problemas que conlleva la emigración. Tuve ocasión de profundizar en el significado de “acoge” e intenté ponerlo en práctica. Era una necesidad vital para mí dedicarles algo de mi tiempo, escucharlos, sentir compasión, acoger.

Como para poder realizar algunos trabajos es indispensable saber español, a eso he dedicado muchas horas de mi vida. Tuve la suerte de ser la maestra en un centro de acogida de enfermos convalecientes de “Murcia Acoge”.

¡Qué gratificante tarea dedicarme a quienes necesitan atención, amistad, porque además de enfermos son emigrantes!. En este momento histórico son muchos los que demandan clase para poder realizar sus estudios de la ESO y otros, tienen mucha dificultad de expresión oral y escrita y no tienen medios para pagar a profesores particulares. Su vocabulario es insuficiente pero las ganas de aprender son grandes .Hay voluntarios, mas no suficientes. Por eso tengo que multiplicar mis horas de trabajo, no obstante duermo con mucha paz. He compartido algo que necesitan.

La experiencia, tal como la cuentas, ha debido ser apasionante ¿Hasta que punto dabas y hasta que punto recibías?

Me ha reportado mucha felicidad, mucha alegría, sentirme útil. Me ha hecho creer que estaba entendiendo un poco el mensaje de Jesús y que hay cosas del evangelio que sólo se entienden cuando se llevan a la práctica. Trabajar en unos niveles sociales tan bajos, tan deprimidos, hace que experimentes que bajando se sube. Escuchar de personas que no tienen nada decirte: “¿Qué necesitas?”, ver cómo una familia que no tiene para comer acoge a otra que tiene aún menos, me ha hecho descubrir cual es el sitio del cristiano. No lo habría descubierto de otra forma.

El estar en el corazón y raíz de los problemas, el poner cara, gestos, palabras… al sufrimiento de tanto crucificado ¿es el abono que  hace brotar el PROYECTO NERI? ¿Podrías explicar el por qué y para qué nace esta iniciativa, los objetivos, tareas, sueños….

En principio fue un proyecto de un sacerdote sensible a los problemas de inmigrantes subsaharianos que llegaban a nuestra región. Puso en marcha una casa de acogida y otros servicios; en el año 2005 tuvo que dejarlo por su trabajo sacerdotal y nos hicimos cargo la Comunidad de Base de Vistabella de Murcia. Surgen “profetas, técnicos, voluntarios y todos a una progresa el proyecto. ¿Qué es NERI? Es una asociación sin ánimo de lucro que trabaja a favor de los derechos y de la calidad de vida de las personas inmigrantes en situación de vulnerabilidad, se estableció en 2005 creando un piso de acogida y un centro de atención a inmigrantes.

En este centro, y gracias a las/os trabajadoras/es y las/os numerosas/os voluntarios, se desarrollan actividades y servicios básicos que responden a una necesidad objetiva de una parte muy importante del colectivo inmigrante sin recursos y atiende a un numero creciente de personas necesitadas. El pasado 2007 se dieron una media de 196 desayunos diarios (alcanzando picos de hasta 240 en los meses mas fríos) y se contabilizaron un total de 1021 personas que demandaron nuestros servicios; estos datos constituyen una pequeña muestra de las graves situaciones de necesidad que padecen estas personas que, arriesgando en ocasiones sus vidas, abandonan su hogar en busca de un futuro mejor.

¿Qué servicios ofrece NERI?

Servicio de desayunos.

Talleres y cursos, especialmente de español.

Servicio de recepción y elaboración de correo para inmigrantes.

Servicio consigna  de equipajes.

Servicio básico de lavandería.

Servicio de ducha y aseo personal.

Reparto quincenal de alimentos y de otras donaciones o aportaciones recibidas.

Servicio de acompañamiento sanitario (vacunación de inmigrantes y seguimiento de dichas vacunas, farmacia, asistencia medica y hospital).

Servicio de información y asesoramiento sobre recursos para la atención a inmigrantes, documentación de extranjería, empadronamiento, alojamiento y vivienda, régimen general de extranjeros en EspañGestiones ante la Seguridad Social, tarjeta sanitaria y empadronamiento, así como gestiones ante otras entidades oficiales.

69pg12

En estos tiempos en los que se impone la cultura del dinero y el tener, al que se supeditan todos los valores, como único objetivo de la vida, y además vivimos unas circunstancias en las que la crisis económica nos está afectando a todos, ¿cómo se vive esta situación en los colectivos más desfavorecidos, entre ellos, el de los inmigrantes, donde tú te mueves?

La crisis les afecta a ellos de modo especial. Deambulan de un lugar a otro buscando trabajo y no lo encuentran. Viven en casas abandonadas. Pasan frío y hambre. Los que tenían trabajo han sido despedidos de la empresa. Lo que oyen por doquier es la palabra “crisis” que vale en muchos casos para justificar un pago injusto o la ausencia del mismo. Falta en la sociedad gente solidaria con hábito de compartir por lo menos algo de lo que nos sobra, pues ciertamente nuestro carrito de la compra lleva muchas veces cosas  innecesarias, también tenemos que visitar al médico para curar el colesterol porque nos ha subido.

69pg13 Sabemos, por las noticias de prensa, que la explotación de los extranjeros (con honrosas excepciones) es un hecho frecuente: trabajo sin contrato, salarios de miseria e incluso, explotación sexual. Suponemos que tendrás alguna experiencia cercana de este tipo. ¿Crees que desde la Administración se persigue de forma adecuada esta injusticia o, por el contrario, que se persigue al inmigrante antes que al empresario injusto?

En ocasiones (me atrevo a decir que en el 90 % de los casos) las empleadas de servicio doméstico discontinuo que trabajan por horas y deben estar dadas de alta en la S. S., (que paga la propia empleada), se dan casos en que las empleadoras no aceptan firmar el nº de horas que hacen al mes. Igualmente ocurre con las trabajadoras fijas a las que se niegan sus empleadoras a dar de alta y por tanto a pagar la S.S. Otra experiencia frecuente ocurre con los chicos que van buscando echar peonadas en agricultura y no se las pagan o un “encargado “ propuesto por el jefe para buscar obreros, se queda con buen “pellizco”.Alguno de ellos me ha contado muy triste que le han dado 20 € por una jornada de 10 horas.

Conozco un restaurante que utiliza algunas mujeres poniéndolas a prueba en la cocina y cuando le han trabajado una semana las despide con algún pretexto y no les paga, repitiendo varias veces la prueba. Por otra parte, es bien conocido el hecho de mafiosos que traen chicas para la prostitución. Normalmente todos estos problemas hay que callarlos porque los que desempeñan el trabajo son “ilegales”.

Si bien es cierto que no se debe generalizar, ya que también existen personas de buena conciencia. Me contaba otro amigo que estaba mandando a su familia 150 € y que comían todos un mes gracias a ese dinero. Aún así, las experiencias negativas superan con creces a las positivas.

 Ante la recesión económica y el aumento del paro en estos últimos meses, se alzan voces (más aún que antes) que nacen de los prejuicios raciales que llevamos dentro y que originan que siempre hayan  razones para rechazar al inmigrante: son delincuentes, sucios, nos quitan el trabajo, que los echen  a su tierra… ¿Que sientes al escuchar estas descalificaciones injustificadas? ¿Consideras que la sociedad de la que formamos parte es racista, xenófoba o ambas cosas? ¿No te parece que los españoles tenemos poca memoria histórica? ¿Cómo deberíamos actuar los cristianos en estos momentos?

En muchas ocasiones he oído esa frase “se están quedando con nuestro trabajo” y he sido testigo de casos de racismo (no, si es negro, no) y de xenofobia (son marranas) o (son unas ladronas). Se las suele despreciar por países “no quiero ecuatorianas, tengo mala experiencia” “las del Este son más cultas, etc.”

Yo me pregunto ¿Hay españolas que están dispuestas a trabajar internas levantando, acostando y aseando a viejecitos/as enfermos? Hace unos días llamé a una amiga nativa que necesita trabajar, para decirle donde podía hacerlo interna. Respuesta:” ¡ah, no interna, no. Además, no me iban a pagar lo que yo creo que vale ¡ No voy a trabajar noche y día por lo que están pagando a las extranjeras” Y sigo preguntándome: ¿Quién quiere hacer los trabajos duros del campo?

¿Cómo deberíamos actuar los cristianos?: Oponiéndonos siempre a cualquier injusticia, defender los derechos humanos en la medida de lo posible, acudir a cualquier manifestación que tenga esos objetivos y crear conciencia siendo testimonios de los valores evangélicos y educando para el amor gratuito. Así habrá menos egoísmo, será menor el consumismo y la desigualdad de raza, sexo, religión y situación socio-económica. Tal vez nuestra casa y nuestra mesa estarán más disponibles y concurridas. No tendremos tantos prejuicios. Deberíamos los cristianos preguntarnos de vez en cuando: ¿Qué me gustaría que hiciesen conmigo si yo fuera el excluido/ a? Tampoco está mal que de vez en cuando repasemos la parábola del buen samaritano. Y otras tantas lecciones de Jesús.

No podemos obviar que la marginación de la mujer es un hecho constatable en nuestra sociedad, a nivel laboral, social, religioso, etc. ¿cómo vives y se vive esta realidad en los espacios que te mueves y con las personas que los ocupan?

Merece especial atención el colectivo de mujeres emigrantes con su carga afectiva familiar, laboral, social, el idioma, las costumbres…Se han separado de hijos y demás familiares para intentar solucionar problemas apremiantes. Tienen mucha inseguridad laboral, sufren a veces malos tratos, explotación y abusos; el problema del idioma les cierra puertas. Las colas en las bolsas de trabajo son interminables.

Agradecen mucho cuando las escuchamos, orientamos y prestamos ayuda. Tendríamos que ser más sensibles y no verlas como extranjeras sino como hermanas, conscientes de que necesitan calor humano, vivencia intercultural y en cuanto a la religión, buscar lo que nos une y obviar lo que nos separa. Todos somos hermanos e hijos de Dios.

69pg15En el campo de la solidaridad, gratuidad y el compromiso social con los que no cuentan socialmente, los oprimidos, los despojados, los marginados, los rechazados… ¿Qué opinas de la  implicación y la labor que la mujer está desarrollando?

No excluyo a los hombres en absoluto, los testimonios positivos son muchísimos, pero debo reconocer que el voluntariado de las mujeres supera en un porcentaje elevado y desarrolla un papel fundamental por su disponibilidad.

¿Qué ha supuesto para ti, en tu vida de entrega y en tu opción por Jesús el formar parte de las Comunidades Cristianas de Base?

Ha supuesto la gran experiencia comunitaria. Sentir compañía, seguridad alegría. Comprobar  la fraternidad. Es una ilusión la vida basada en el amor a Dios y a los demás compartiendo la fe fortaleciéndonos en la oración y la Eucaristía y haciendo opción por los necesitados y excluidos. El compromiso, el compartir. La formación mediante las aulas de teología, las convivencias, los encuentros, las vigilias y confirmar que somos iglesia entendida como grupo de seguidores de Jesús, comunidad de amor. Así crece nuestra esperanza para que pronto la Iglesia jerárquica sea mensajera de justicia e igualdad. Esperamos, pero sin resignación y por medio de un juicio crítico amoroso.

 Queremos poner el broche final a este recorrido por la encomiable labor de Pepita por y con l@s inmigrantes en necesidad, con las alentadoras palabras del que fuera uno de los más sólidos talentos del Vaticano II, el Cardenal Suenens: “Bienaventurados aquellos que sueñan sueños y están dispuestos a entregar su vida y a pagar el precio de hacerlos realidad”

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*