Para ver: Mientras dure la guerra…y la catarsis

Javier Domínguez

En el cine Conde Duque Verdi de Madrid, donde se proyecta la película, dan a la entrada una ficha en la que viene una entrevista con Amenábar en la que dice: creo que la película actúa como catarsis para un espectador de hoy en día y el panorama que retrata conecta, más de lo que pudiéramos pensar con nuestra actualidad política…por eso siento que esta película habla más del presente que del pasado

La palabra griega catarsis puede traducirse por purificación y se empleaba para designar el efecto purificatorio que producía en el espectador el experimentar los sentimientos del personaje trágico… Aristóteles consideró en su poética que el alma humana se purifica a partir de la compasión y el miedo que mueven el espíritu generando un remolino de sensaciones. La catarsis vuelve las cosas a su sitio. Por ejemplo en Edipo Rey la catarsis se produce cuando  Edipo, al ver que es Rey porque ha matado a su padre y está casado con su madre, y sus hijos son hijos de su madre, se saca los ojos, para no ver el presente, maldice a sus hijos y se va al destierro.

No me cabe la menor duda de que cuando Amenábar se refiere a catarsis se refiere al concepto de catarsis del teatro griego. Amenábar está convencido de que su película “actúa como catarsis para un espectador de hoy.” Unamuno, que ha apoyado el golpe de estado, se purifica con la soflama en el día de la raza contra Millán Astray. El espectador de hoy, que conoce los efectos trágicos de la guerra, al identificarse con Unamuno, se purifica. 

Lo primero que hay que tener muy presente para entender la película es que, aunque lo parezca, no es un documental histórico. He leído un artículo sobre la película que se titula 18 errores históricos de la película de Amenábar. No son errores históricos. A nadie se le ocurriría decir que Hamlet no encontró la calavera de su amigo, ni dijo al tenerla en sus manos: ser o no ser. Es que Hamlet es una recreación, una ficción y esto se sabe desde el principio. Los personajes de Amenábar: Unamuno,  los falangistas que le admiran, Franco, Carmen Polo, Millán Astray, Carmencita Franco, son también en gran medida personajes de una obra de ficción. Más que personas reales son arquetipos en gran medida, respetuosos eso sí con la historia. Creo que Unamuno   en realidad es Amenábar, que se ha caído del guindo y se ha dado cuenta de que lo que le han dicho de la guerra y él se ha creído, estaba manipulado y pone sus dudas y titubeos en boca de Unamuno, que se purifica , la catarsis, con una bronca verbal, cinematográficamente perfecta.  

Termino con una consideración sobre la catarsis: esta película podía servir de catarsis para la derecha que apoyó el golpe, si lo aceptaran. Algunos lo han aceptado, pero los más recalcitrantes no lo aceptan y atacan a la película violentamente. Para la izquierda y los nacionalistas que fueron rojos no sirve de catarsis. Los rojos que sobrevivimos tenemos un sentimiento agridulce y no nos atrevemos a criticarla para no aparecer junto a VOX, Rivera y Casado.  

La catarsis para los rojos tardará mucho. En un pueblo de Ciudad Real, un jefe de falange asesinó a los vecinos rojos en su propia finca. Cuando murió, su hijo abrió las puertas a los vecinos para que recuperaran los cadáveres y acudió con ellos al funeral y se abrazó con ellos. Esa es la catarsis que esperamos.

2 comentarios

    • Javier Dominguez
    • Javier Dominguez en 14 noviembre, 2019 a las 14:26
    • Responder

    Lo malo es que ese hecho histórico tan importante se ha ocultado a las generaciones que no lo vivieron es decir a los que teneis menos de 90 años. Yo tengo noventa años y tenía siete cuando Franco se levanto en armas. Los rojos no hablaron con sus hijos de la guerra y los nacionales ocultaron sistemáticamente la represión y el genocidio. Llevo más de cincuenta años intentando saber a cuántos fusiló Franco y todavía no lo sé. Me voy enterando poco a poco.

    • Alfonso Hernández en 13 noviembre, 2019 a las 13:06
    • Responder

    Querido Javier: Me has hecho ver la película de otra forma. Aunque conozco algo más de historia de la que nos enseñaron en la escuela, no soy experto en el tema y todavía hay muchas cosas que se me escapan. Tu aportación desde la catarsis, aparte de la originalidad, me ha llevado a obtener una nueva y , para mí desconocida, visión de un hecho histórico tan importante.
    Muchas gracias por tu aportación.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*