Para leer: Relecciones sobre los indios y el derecho de guerra

Francisco de Vitoria. Colección austral. número 618. Espasa Calpe SA, Madrid. 1946

Por Javier Dominguez

Puede resultar extraño que recomendemos para leer en pleno siglo XXI unas lecciones dadas por un profesor de Salamanca en el siglo XVI. Lo hacemos con toda conciencia porque consideramos su lectura imprescindible para tratar de la ética colectiva en una sociedad plural y cambiante.  .

El Padre Vitoria, nacido hacia 1483 en Vitoria, ingresó en Burgos en la orden dominicana. Tras sus estudios en París, obtuvo la cátedra de prima de teología en la Universidad de Salamanca en 1526 y dedicó su vida a la enseñanza hasta su muerte en 1546:  Su obra principal son las relecciones sobre los indios y el derecho a la guerra.

Analiza las razones que se dan para justificar la conquista y las rebate:

El descubrimiento del nuevo mundo: no da derecho a apoderarse de él. Los españoles tienen tanto derecho a apoderarse de las nuevas tierras, como tendrían ellos a conquistar nuestra tierra si nos hubieran descubierto primero. Las tierras descubiertas ya tienen dueño.

La autorización del Papa: el Papa no tiene autoridad para dar las tierras que son de otro. “El Papa no es señor civil o temporal.”…”El Papa no tiene potestad temporal alguna sobre los indios bárbaros o sobre los infieles”

El emperador: el Emperador no es señor del orbe sino de los que le han aceptado. Los indios no dependen de él.

La conversión a la fé: “los bárbaros no están obligados a creer en la fe en Cristo, al primer anuncio que se les haga”…”Por la guerra los bárbaros no pueden ser inclinados a creer sino a fingir que creen”..

La elección voluntaria: los bárbaros aceptan voluntariamente el dominio de los españoles. “Tampoco este título es idóneo…porque deberían hallarse ausentes el miedo y la ignorancia que vician toda elección.”

A continuación habla de los títulos legítimos por los cuales pudieran venir los bárbaros al dominio de los españoles.

Empieza con una propuesta absolutamente revolucionaria hoy en día y que muy pocos defenderían: “por derecho natural son comunes a todos, el agua corriente, la mar, los ríos, y los puertos y por derecho de gentes es lícito atracar en ellos. De ello resulta que estas cosas son públicas y comunes y por tanto su uso no puede vedarse a nadie.”

“los españoles tienen derecho a viajar y permanecer en aquellas provincias, mientras no causen daño y esto no se lo pueden prohibir los bárbaros”

“Es lícito a los españoles comerciar con ellos, pero sin perjuicio de su patria, importando los productos de que carecen y extrayendo de allí oro o plata y otras cosas en que ellos abundan”…

Analiza a continuación la guerra justa, que defiende como todos en su época.

Lo importante es el planteamiento ético, que nosotros deberíamos aplicar a los problemas de nuestro tiempo: la emigración, las armas de destrucción masiva, los bombardeos sobre civiles, la guerra en palestina, los muros de Trump…

Es muy fácil encontrar este libro. Basta con que pongáis en el buscador el título.


Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*