Modelos de mujeres cristianas en Andalucía, ¿mantenedoras o renovadoras de la situación eclesial?

Comunicado final del I Encuentro de «Mujeres y Teología» de Andalucía

El pasado día 26 de junio, convocadas en esta ocasión por Mujeres y Teología de Sevilla, nos reunimos en la casa de espiritualidad franciscana de Chipiona (Cádiz), junto al Santuario de Regla, alrededor de 40 mujeres, procedentes de las provincias de Cádiz, Córdoba, Málaga y Sevilla, contando, a su vez, con la adhesión de los grupos de Almería, Jaén, Huelva y Granada, que, por diversos motivos, no pudieron estar presentes.

La pluralidad de realidades de los grupos andaluces se dio cita en torno a una reflexión común: «Modelos de mujeres cristianas en Andalucía, ¿mantenedoras o renovadoras de la situación ecleslial?»51 pg33

La mañana del sábado 26, y a pesar de la ola de calor, las organizadoras nos vimos gratamente desbordadas por el número de asistentes, con el lógico problema de alojamiento, que fue resuelto gracias a la disponibilidad del hermano José Antonio, nuestro hospedero, al que desde aquí agradecemos sus atenciones y amabilidad.

Algunas ya nos conocíamos y disfrutábamos de la alegría del reencuentro. Otras se incorporaban por vez primera. Por ello, la primera actividad a las 12 h. fue una breve e informal presentación de los grupos y cada una de sus componentes, momento en el que se pudo comprobar la amplia y variada red que comenzamos a tender; presentación y conocimiento mutuo que tuvo su continuación a las 14 h. en el comedor, donde continuamos compartiendo «pan y vida».

A las 14 h. volvimos al salón de reuniones para escuchar la ponencia central que serviría de eje para vertebrar la posterior reflexión. Esta estuvo a cargo de la teóloga del grupo de «Mujeres y Teología» de Madrid, Pilar Yuste, que, tras comenzar «embarrándonos» en una dinámica ilustrativa, realizó un recorrido por los distintos modelos y señaló la necesidad de su deconstrucción para, una vez apuntada la dialéctica modernidad –tradición en Andalucía–, constatar el precio que nosotras tenemos que pagar por este «viaje». Después de tratar el tema de la secularización y las causas de algunas respuestas fundamentalistas y misóginas de nuestra Iglesia, con el consecuente aprendizaje que de ellas debemos extraer, y los diversos posicionamientos que la crisis actual nos plantea (¿fuera o dentro?), enfatizó la ponente las aportaciones de la teología feminista tanto en la teoría como para la vida, citando de manera especial los trabajos de las teólogas andaluzas Mercedes Navarro y Trinidad León.

51 pg34

Tras la ponencia y su posterior reflexión, a las 19 h. los grupos realizamos una exposición extensa de nuestras identidades, en la que se puso de manifiesto nuestra cotidiana presencia en la lucha por las causas de las mujeres y la permanente discusión identitaria de género. Tarea esta que, debido a su profundidad y extensión, tuvimos que enlazar sin solución de continuidad con la cena festiva en la que compartimos y degustamos los riquísimos manjares y vinos de nuestra Andalucía traídos por los distintos grupos, goce que la mayoría rematamos con una inmersión nocturna en la mar de la bahía, bajo la luz de la luna creciente con la silueta del Santuario como testigo.

La mañana del domingo estaba reservada a las conclusiones y propuestas que surgieran a la luz de lo escuchado y trabajado y a la celebración, que a las 12,30 nos reunió en torno a la mesa de Jesús para orar y celebrar juntas, así como para plantear el compromiso de futuro que se plasmó en la recogida del testigo por parte del grupo de Cabra (Córdoba), que se encargará de preparar el próximo Encuentro.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*