MAREAS CIUDADANAS EN DEFENSA DEL BIEN COMÚN

Ignacio Duque Sánchez  Activista de “Éxodo.org”

Dados los numerosos recortes que se están llevando a cabo en los servicios públicos y las políticas de austeridad que se están implantando en España en detrimento de la ciudadanía, desde el año 2011 están surgiendo numerosas mareas que en sucesivas movilizaciones están tiñendo la geografía peninsular de diferentes colores: blanco en defensa de la sanidad pública, verde en defensa de la educación pública, azul en defensa del Agua Pública y en contra de la privatización del agua y de los ríos, violeta por la igualdad de género y en defensa de la mujer, negro contra los recortes en las administraciones públicas en Madrid, rojo por el movimiento ciudadano de desempleados en lucha, naranja en defensa de los servicios sociales, amarillo contra el préstamo de pago en las bibliotecas públicas, contra de la LOMCE en Barcelona, contra los desahucios (Plataforma de Afectados por la Hipoteca), contra las tasas judiciales y por el acceso a la justicia gratuita y granate por los emigrantes.

Todas ellas tienen en común una organización en la que se heredan del movimiento ciudadano 15M estructuras asamblearias y valores como la horizontalidad y la inclusividad.

En palabras de María Eugenia, integrante de la Asamblea Popular de Chamberí y de la Marea Azul: “desde las mareas luchamos para que servicios públicos básicos y derechos humanos como el acceso universal al agua no sean mercantilizados y unas pocas personas hagan negocio yendo en contra del Bien Común”.

Paco Andrés, profesor de matemáticas e integrante de la Marea Verde, entiende que “en torno a diferentes mareas se agrupan sectores para reivindicar los efectos de los recortes en el ejercicio de su profesión en detrimento de los derechos de toda la ciudadanía”.

Las mareas consiguen alinear a los diferentes agentes sociales, profesionales y ciudadanos en torno a una misma causa: la Marea Blanca une por primera vez a las personas que ejercen la medicina, enfermería, auxiliares, técnicos y categorías no sanitarias (colectivos entre los que había gran separación profesional) con asociaciones vecinales, la Marea Verde ha logrado una férrea unión entre profesorado y madres y padres del alumnado (por ejemplo, la AMPA Jiménez de los Ríos juega un papel clave en Madrid), la Marea Azul en Madrid une a los colectivos que trabajan en el Canal de Isabel II con asambleas de barrio y grupos ecologistas, la Marea Violeta aúna los diferentes activismos dentro del colectivo feminista…

Para mucha gente, esta nueva forma de lucha social supone una alternativa al modelo tradicional de los sindicatos mayoritarios. Dentro de las mareas varias voces ponen de manifiesto la poca credibilidad que les inspira y critican duramente su estructura piramidal, burocracia, insuficiente rotación, falta de apoyo a convocatorias de huelga (para “subirse al carro en el último momento cuando ven que van a tener éxito”), su foco en manejar la formación y conseguir subvenciones… Eduardo, enfermero e integrante de la Marea Blanca, opina que “los sindicatos mayoritarios son instituciones caducas que mientras vivan del dinero del Estado jamás tendrán un verdadero perfil de lucha en defensa de la ciudadanía y de las personas trabajadoras.” “Estoy cansado del doble rasero que, por ejemplo, demostraron no apoyando en un primer momento la Consulta por la Sanidad Pública e intentando obtener réditos a posteriori por ella”.

Las diferentes mareas se unieron el 23F en una Marea Ciudadana contra los recortes y el 1J en la marcha “Pueblos unidos contra la Troika”. El 4 de marzo del 2012 la Marea Azul llevó a cabo una “Consulta Social sobre la Privatización del Canal de Isabel II” en la que participaron 177.685 personas de las que 175.663 votaron a favor del agua pública. Entre el 5 y el 10 de mayo de 2013 en la Consulta por la Sanidad Pública de la Marea Blanca en Madrid el 99,4% de 948.476 votos fueron a favor de “una sanidad de gestión pública, de calidad y universal y en contra de su privatización y de las leyes que lo permiten”. Los resultados de esta última consulta van a ser remitidos por un equipo legal a las instituciones locales, posteriormente a la Unión Europea y después a la ONU hasta que sean reconocidos.

Las diferentes mareas siguen trabajando en ésta y otras acciones tales como: movilización en contra de la LOMCE de la Marea Verde, la Marea Blanca seguirá presionando hasta que se entienda que la sanidad bajo ningún concepto debe ser entendida desde la rentabilidad, la Marea Azul ya ha iniciado la recogida del mínimo de 40.500 firmas necesarias por su parte antes del 1 de noviembre del 2013 dentro del millón de firmas a recabar a nivel europeo para llevar a la Comisión Europea una ICE (Iniciativa Ciudadana Europea) que aboga por la gestión pública de los servicios de agua y saneamiento en el continente…

¿A qué estás esperando?; ¡tú también puedes apoyar las Mareas Ciudadanas y su lucha en pro del bien común!

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*