MANIFIESTO DE UN GRUPO DE PADRES CONCILIARES

Este Manifiesto fue hecho por un buen grupo de Padres conciliares que, al concluir el concilio Vaticano II, sintió la urgencia de manifestar ante todos sus fieles su compromiso de ser obispos de otra manera, más acorde con la exigencia de la opción por los pobres que el Evangelio de Jesús reclama también a los obispos. Un testimonio ya olvidado, pero que conviene recordar a los 40 años aquel acontecimiento. Y dice así:56 pg 22

“Nosotros, obispos reunidos en el Concilio Vaticano II, habiendo recibido luz sobre las deficiencias de nuestra vida de pobreza según el evangelio… nos comprometemos a lo que sigue:

1. Intentaremos vivir según el modo ordinario de nuestra población en lo cocerniente a la habitación, el alimento, los medios de locomoción y todo lo que con esto va unido (cf. Mt 5, 3; 6, 33-34; 8,20).

2. Renunciamos para siempre a la apariencia y a la realidad de riqueza, especialmente en los vestidos (telas ricas, colores llamativos), las insignias de materiales preciosos (estos signos deben ser realmente evangélicos: cf. Mc 6,9; Mt 10,9-10; Hch 3,6).

3. No poseeremos ni inmuebles, ni muebles, ni cuentas bancarias, etc., a nuestro nombre; y si es preciso poseer, pondremos todo a nombre de la diócesis, o de las obras caritativas (cf. Mt 6,19-21; Lc 12,33-34).

4. Siempre que sea posible, confiaremos la gestión financiera y material en nuestra diócesis a un comité de seglares competentes y conscientes de su función apostólica, con el fin de ser menos administradores que pastores y apóstoles (cf. Mt 10,8; Hch 6,1-7).

5. Renunciamos a ser llamados de palabra o por escrito con nombres y títulos que indican grandeza y poder (Eminencia, Excelencia, Monseñor). Preferimos ser llamados con el nombre evangélico de Padre.

6. En nuestro proceder y en nuestras relaciones sociales evitaremos lo que pueda dar a entender que damos privilegios, prioridad e incluso cualquier tipo de preferencia a los ricos y poderosos -v. gr., banquetes ofrecidos o aceptados, clases en los servicios religiosos- (cf. Lc 13, 12-14; 1Cor 9, 14-19).

7. Igualmente evitaremos fomentar o adular la vanidad de nadie con la intención de recomendar o solicitar dones, o por cualquier otro motivo. Invitaremos a nuestros fieles a considerar sus aportaciones como una participación normal en el culto, en el apostolado y en la acción social (cf. Mt 6, 2-4; Lc 15, 9-13; 2Cor 12, 14).

8. Daremos cuanto sea necesario de nuestro tiempo, reflexión, corazón, medios, etc., al servicio apostólico y pastoral de las personas y grupos trabajadores y económicamente débiles y subdesarrollados, sin que esto perjudique a los demás grupos y personas de la diócesis. Apoyaremos a los seglares, religiosos, diáconos o sacerdotes que el Señor llame a evangelizar a los pobre y obreros participando de la vida obrera y del trabajo (cf. Lc 4,18; Mc 6,4; Mt 11,45; Hch 18,3-4; 20,33-35; 1Cor 4,12; 9,1-27).

56 pg 239. Conscientes de las exigencias de la justicia y de la caridad y de sus relaciones mutuas, intentaremos transformar las obras de «beneficencia» en obras sociales basadas sobre la caridad y la justicia, que tengan en cuenta a todos y todas las exigencias, como un servicio a los organismos públicos y competentes (cf. Mt 25,31-46; Lc 13,12-14 y 33-34).

10. Haremos todo lo posible para que los responsables de nuestro gobierno y de nuestros servicios públicos decidan y pongan en aplicación las leyes, la igualdad y el desarrollo armónico y total de todo el hombre y de todos los hombres, y, por este camino, para el establecimiento de un orden social distinto, nuevo, digno de hijos de Dios (cf. Hch 2,44-45 y 4,32-35; 2Cor 8 y 9 enteros; 1Tim 5,16).

11. Puesto que la colegialidad de los obispos encuentra su más evangélica realización en el interés común por las masas humanas en estado de miseria física, cultural y moral (los dos tercios de la humanidad), nos comprometemos:

– a participar, en la medida de nuestras posibilidades, en las inversiones urgentes de los episcopados de las naciones pobres;

– a conseguir juntos, en el plano de los organismos internacionales, pero como testimonio del evangelio, como el papa Pablo VI en la ONU, la puesta en marcha de estructuras económicas y culturales que no fabriquen naciones proletarias en un mundo cada vez más rico, sino que permitan a las masas pobres salir de la miseria.

12. Nos comprometemos a compartir con amor pastoral nuestra vida con nuestros hermanos en Cristo, sacerdotes, religiosos, seglares, para que nuestro ministerio sea un verdadero servicio. Por tanto:

– nos esforzaremos en «revisar nuestra vida» con ellos;

– suscitaremos colaboradores, con el fin de ser más bien animadores según el Espíritu que jefes según el mundo;

– procuraremos que nuestra presencia sea más humana y acogedora;

– nos mostraremos abiertos a todos, sea cual sea su religión (cf. Mc 8,34-35; Hch 6,1-7; 1Tim 3,8-10).

13. Vueltos a nuestras diócesis respectivas, daremos a conocer a nuestros diocesanos nuestra decisión, rogándoles nos ayuden con su comprensión, su colaboración y su plegaria. Que Dios nos ayude a ser fieles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.