Los movimientos sociales

Carlos Pereda

Iglesia de base de Madrid. Área de coordinación con movimientos sociales

 La última asamblea general de los cristianos de base de Madrid (junio 2004) ha confirmado el compromiso asumido por la anterior asamblea (junio 2002) de participar activamente en el movimiento antiglobalización o altermundista. El motivo fundamental es que dicho movimiento representa, para nosotros, «una oportunidad histórica para hacer real la afirmación de que otro mundo es posible».

Nuestra aceptación del evangelio de Jesús pasa por ser activos en la construcción de un mundo globalmente más justo y solidario, lo que implica la crítica, la denuncia y la contestación ante las estructuras del sistema capitalista y un profundo sentido de solidaridad con las víctimas del planeta. En la práctica, esto se traduce en un compromiso concreto dentro de la Asamblea contra la Globalización Capitalista y la Guerra, principal foro altermundista de Madrid, y participando en los distintos Foros Sociales de Porto Alegre, Florencia, París, etc.

Los movimientos altermundistas comparten con nosotros una utopía social, que tenemos que definir y concretar desde el diálogo abierto y descentralizado. De ahí la importancia de la reflexión, además de la acción, tal como hemos puesto en práctica 14 comunidades al participar en la Consulta Social en Europa. Destacamos en particular los acuerdos a los que llegamos en relación a la construcción europea:

Rechazamos el proyecto actual de Constitución por falta de participación democrática en su elaboración. Diremos «no» en el referéndum anunciado para marzo de 2005.

Queremos una Europa social y solidaria con el resto del mundo que promueva otro modelo de desarrollo: carta social con condiciones exigibles para un trabajo digno que implique el desarrollo personal de los trabajadores y derechos51 pg7 de ciudadanía para los inmigrantes; libertad de pensamiento, de expresión y de comunicación; igualdad y solidaridad en las relaciones internacionales (condonación de la deuda externa del Tercer Mundo); promoción de una paz mundial basada en la justicia y el respeto de los derechos sociales en todo el planeta; rechazo del militarismo y eliminación de las armas de destrucción masiva de los países poderosos, etc.

Como cristianos de base defendemos una Europa laica, que respete y valore el pluralismo de opciones ideológicas y/o religiosas en su seno, en especial para las minorías. Este pluralismo, fruto de la libertad, debe entenderse como algo positivo para la sociedad europea, frente a los modelos eurocéntricos y colonizadores del pasado.

Paso a paso, con esperanza, creemos que es posible cooperar en la construcción de un mundo más fraterno, que no otra es la utopía de Jesús. Y ese camino lo queremos recorrer con alegría, disfrutando del encuentro con todas aquellas personas y grupos que sueñan y trabajan día a día por un mundo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.