La Tierrallana

 

Una forma alternativa de Comercio Justo y Consumo Ecológico en La Mancha

 Fernando J. Llobell Bisbal*

Presidente de la Asociación de Consumo Ecológico “La Tierrallana”

La Tierrallana se constituyó en Albacete hace más de 13 años -en enero de 2003- como asociación sin ánimo de lucro para contribuir a la defensa y crecimiento del consumo ecológico local, apoyando ese tipo de producción en nuestra comunidad a través de la organización de la demanda de este tipo de productos y servicios. También nos inspiramos en los principios del Comercio Justo, aplicados incluso a la producción local, que, en el caso de la ecológica, está también a menudo amenazada por las grandes distribuidoras.

Además de estas actividades, La Tierrallana ha participado desde sus inicios en actividades paralelas y complementarias en defensa del medio ambiente, como la lucha contra los transgénicos, contra el fracking y a favor de un mundo más sostenible. Durante los primeros años hemos recibido el Primer Premio Regional de Desarrollo Sostenible en el año 2004 y el Premio Ecogourmets 2006 a la mejor asociación de consumo ecológico en España, entre otros, lo que ha contribuido a nuestra mayor difusión. Hemos organizado visitas a fincas productoras de la provincia y aportamos un autobús de manifestantes a la campaña contra los transgénicos en Madrid el año 2010. Nunca se ha gastado nada en publicidad; ha sido el boca a boca la manera de llegar a la mayoría de las personas que se nos han acercado.

Durante este período hemos ido adaptando el tamaño y las instalaciones del local de distribución, con 4 traslados. Actualmente disponemos de un bajo de más 300 m², con unos 200 m² de almacén y el resto para la distribución, tanto de alimentos como de productos de droguería y perfumería, así como de literatura  relacionada. Para participar de los productos y servicios ofertados se debe estar al corriente del pago de la cuota anual (30 € por unidad familiar o domicilio), que se ha mantenido fija desde el primer año.

Durante la primera etapa, la organización de la demanda se basó en la confección de los pedidos individuales de las personas asociadas, de un listado cerrado de unas 30 frutas y verduras frescas y de temporada, listado que se iba ampliando cada semana. Pero a partir de las 100 familias asociadas, pasamos a un modelo de “gestión de almacén”, en el cual se mantiene un stock estable de cada producto, vinculado a la demanda habitual (según la experiencia acumulada, semana tras semana, de pedidos). Por ejemplo, cada semana ‘x’ sacos de patatas de 25 kg., hasta que se observa que no se cubre la demanda semanal y se piden ‘x+1’ en la siguiente.

El local permanece abierto cinco días a la semana, con descanso domingo y lunes (para conciliar la vida familiar de las trabajadoras): cuatro días, mañana y tarde, y el sábado, por la mañana. Se ofertan más de 2000 productos diferentes en alimentación y más de 300 en droguería. El producto fresco es muy demandado, porque la oferta local del mismo es bastante escasa en nuestra provincia. Además de frutas y verduras, se ofertan carnes (pollo, ternera, …), charcutería, quesería y derivados lácteos, conservas vegetales, repostería y panadería, chocolates, cafés e infusiones, … Para fijar el precio de distribución, se incrementa en un porcentaje el coste que le ha supuesto a La Tierrallana, incluidos portes; el valor de su producción lo fija el proveedor. El porcentaje que hemos aplicado hasta ahora ha estado entre el 20 y el 30% del coste indicado, en función de la situación económica de la Asociación.

Tenemos cuatro personas trabajando actualmente (una de baja desde hace un año), pero no solamente se crea empleo neto, sino que hemos asegurado en bastantes ocasiones la venta de su cosecha a pequeños productores locales que no suelen acceder a los circuitos de distribución existentes o lo hacen en condiciones económicas muy desfavorables. Además, la producción ecológica, vinculada al consumo local de la misma, es un modelo de economía y de sociedad  más sostenible que los modelos convencionales que predominan actualmente. Pero nosotras también somos de las que pensamos que ‘otro mundo es posible’ y que, para que lo sea, hay que organizarse y esforzarse por alcanzar ese objetivo.

En este año 2016 contamos con más de 600 familias asociadas. La mayoría de ellas son familias urbanas del municipio de Albacete, pero también tenemos asociadas a gentes de municipios de la provincia e incluso algunas de provincias castellano-manchegas limítrofes, más de La Manchuela conquense que de Ciudad Real. El crecimiento de la Asociación ha sido bastante regular, aproximadamente unas 50 nuevas afiliaciones al año. La fidelidad de las personas asociadas está en torno al 75%, de manera que 3 de cada 4 familias asociadas han permanecido a lo largo de los años. Es un dato que nos lleva a pensar que el sistema aplicado puede ser fácilmente reproducible en otros núcleos de población. Para ello, se deberá contar durante los primeros años con un grupo de personas ‘promotoras’ que probablemente deberán dedicar tiempo y esfuerzo a hacerse ver, contactar y establecer las relaciones con los productores, y, en general, resolver cientos de tareas que surgirán para conseguir una asociación sólida. Esperamos que nuestra experiencia sirva de inspiración y modelo a otras iniciativas similares. Estaremos encantadas de colaborar con las valientes que se lancen a esta manera de defender nuestra salud, nuestro medio ambiente y, al fin y al cabo, el futuro de todas.

(*) latierrallana@gmail.com

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*