La izquierda ante el sistema capitalista global

Javier Domínguez

Muchos y muchas de izquierdas no saben bien donde tirar Han perdido el norte. Están políticamente “desnortados”. Como el que va por una autopista en la que los letreros indicadores y los paneles informativos se hubieran substituido por anuncios de Coca Cola, de coches estupendos y de perfumes arrebatadores. Los partidos políticos, en lugar de exponernos programas y metas a alcanzar, nos vapulean con propaganda  y no podemos distinguir lo que es publicidad de lo que es análisis y propuesta. Así que no sabemos si no votar (allá se las entiendan ellos que son todos iguales) o en caso de votar a quien votar.

En Utopía nos hemos propuesto “repensar la izquierda”. En el siglo XX la cosa estaba clara en España. En la República izquierda era el FRENTE POPULAR con sus grupos  parlamentarios(Socialistas, Izquierda Republicana, Unión Republicana, Ezquerra Republicana, Comunistas, independientes de izquierda, sindicalistas) y los anarquistas que no participaban en la política parlamentaria, aunque su voto o abstención eran definitivos para dar el poder, la derecha era el FRENTE NACIONAL (La CEDA, partido formado por católicos y apoyado por los obispos y curas, Agrarios, Monárquicos Independientes, Tradicionalistas, Renovación Española, Independientes de derecha, Conservadores) y EL CENTRO lo formaban los Centristas, la Lliga Catalana, Radicales, Progresistas, Federales, Liberales Demócratas, Nacionalistas vascos.

Desde aquello, corre mucha agua por debajo de los puentes: la guerra, el fusilamiento o exilio masivo de los grupos que formaron el Frente Popular y el Centro,  la dictadura, la transición, el consenso, la democracia, y la aceptación masiva de la Constitución que determina para El Pais la Economía Social de Mercado.

Entre tanto en el Norte de Europa, después de la guerra mundial, se establece una variante del Sistema Capitalista, impulsada por economistas premios Nobel, sobre todo Keynes, llamada economía social de mercado o estado de bienestar que se basa por una parte en la intervención directa del Estado en la Economía, a través de impuestos, de leyes sociales y servicios públicos eficientes y por otra en la cooperación entre el capital y el trabajo en un esfuerzo conjunto y armonizado dirigido por los sindicatos y la patronal que pactan por convenios colectivos y canalizan la conflictividad social y prácticamente terminan con la lucha de clases marxista. Este modelo económico tiene un éxito extraordinario tanto en la producción, que se multiplica, como en  el bienestar obtenido en la sociedad que pasa del hambre endémica y la miseria del proletariado a que los trabajadores obtengan un grado de formación, seguridad social y comodidades jamás antes soñada.

Reflexiones 65_1

Los partidos Socialistas, la segunda internacional, se apuntan a este modelo de capitalismo domesticado, renuncian al marxismo y a la lucha de clases, empezando por los alemanes en el pacto de Bad Godesberg, al que van siguiendo todos. (Con Felipe González el PSOE renuncia al marxismo y acepta la economía social de mercado,)

A nivel Internacional los neoliberales, que se opusieron sin éxito durante décadas a la economía Social de Mercado, atrincherados en Chicago, (los Chicago boys), con Freedman a la cabeza, han conseguido con una campaña mundial exitosa, imponer el modelo neoliberal, primero en Inglaterra con la Tatcher, después en Chile con Pinochet, asesorado eficazmente por Freedman y luego en Estados Unidos con Reagan y Busch.

Aznar y Esperanza Aguirre en España, con  LA FUNDACIÓN, (FAES), son los máximos exponentes de este neoliberalismo salvaje.

Así, a nivel mundial se está imponiendo en la tierra un SISTEMA GLOBAL, una estructura férrea, un capitalismo sin fronteras, llámese globalización, neocon, neoliberalismo… Ha resultado vencedor indiscutible después de una guerra, a veces fría y a veces caliente, de 150 años. La A.I.T. Asociación Internacional de Trabajadores, se forma en 1864 y puede decirse que esta fecha es el inicio de la lucha de clases a nivel internacional. Es una Asociación claramente revolucionaria. Busca cambiar “el orden” establecido, sobre todo la estructura económica, y muy en concreto, la propiedad privada de los medios de producción: la tierra y la industria. En España en concreto los dos focos importantes de la Internacional son Andalcía y Cataluña. Los andaluces luchan por la tierra y los catalanes por la industria. (Se cumple ahora el aniversario de Casas Viejas, un sangriento episodio de esta lucha en la que una insurrección armada en un pueblo, en el que se establece la Comuna, termina con la entrada de la Guardia Civil y la masacre que restablece “el orden”). En la Primera Internacional, se dan las primeras contradicciones, que todavía continúan hoy, 150 años después. Los anarquistas, con Bakunin a la cabeza, piensan y practican la no participación en la política: luchan desde fuera, desde la Sociedad Civil, que decimos ahora, con la formación de Comunas,   en principio municipales, coordinadas y asamblearias, que deciden por delegados formando Consejos o Coordinadoras regionales y nacionales que deben conducir a la Comuna Universal. Sin embargo los marxistas, con Marx y Engels a la cabeza, buscan la toma del poder político mediante un partido político proletario que imponga la dictadura del proletariado en una República Democrática. De la A.I.T. se escindirán los marxistas, que acabarán formando los Partidos Socialistas, la Segunda Internacional. En Concreto en España el PSOE es una excisión de miembros de la A.I.T, que fundan el partido con Pablo Iglesias a la cabeza, en el restaurante que hay enfrente del Corte Inglés (En Madrid) en la calle Tetuán. Los partidos socialistas vuelven a dividirse entre los revolucionarios, que buscan la revolución, y los que llamaron “posibilistas”, que renuncian al “mejor de los mundos”, pero no renuncian a “mejorar el mundo” dentro de las posibilidades que da el sistema, mediante leyes y determinaciones políticas, muchas veces pactadas con los capitalistas, con la derecha, que mejoren la situación de los obreros y de los pobres con implantación de políticas sociales, salarios mínimos, seguridad social, enseñanza para todos…etc…dentro del sistema económico y de propiedad de los bienes de producción estrictamente capitalista. Esto va a dar lugar a una nueva excisión tras la toma del Poder de Stalin en Rusia: los Partidos Comunistas, la Tercera Internacional. En España el Partido Comunista surge de militantes socialistas, principalmente vascos y jóvenes que se separan y forman el Partido Comunista.

El Partido Socialista opta oficialmente por la Economía Social de Mercado, pero buena parte del partido, incluidos sus dirigentes, practica el neoliberalismo puro y duro, con personajes como Solchaga, Es el PSOE y no el PP el que empieza las privatizaciones.

La consigna del neoliberalismo es PRIVATIZACION Y DESREGULACION: dicho en plata: supresión de los servicios públicos y desregulación de las trabas puesta al mercado con las leyes sociales.

Esta breve panorámica histórica de la izquierda nos puede ayudar a comprender los problemas que ahora tenemos, que son los mismos que tuvieron desde el principio, desde 1864. Los problemas que nos dividen son los siguientes:

1º. Organización extraparlamentaria de la Sociedad civil en grupos antisistema coordinados en foros sociales asamblearios o participación política directa en los parlamentos presentándose a las elecciones. (En los verdes por ejemplo hubo escisiones por este motivo)

2º. El voto: ¿Nos abstenemos, votamos a pequeños partidos sin futuro en el parlamento o votamos al que tenga posibilidades tapándonos las narices? Este problema viene de antiguo. (El Frente Popular ganó las elecciones por el voto anarquista. En la República sin embargo el año 1934 ganó las elecciones la CEDA, dando lugar al llamado bienio negro, porque los anarquistas, muy impactados por la persecución a que fueron sometidos, se abstuvieron masivamente.)

3º ¿Antisistema o reformismo dentro del sistema?

4º. ¿Paños calientes a la derecha cavernaria (Por ejemplo el integrismo católico, la Conferencia Episcopal) o “leña al mono”?

5º. ¿Lucha contra la derecha moderada o pactos con ella para luchar juntos contra el neoliberalismo y a favor de economía social de mercado?

6º ¿Debe la izquierda transigir algo en la privatización y en la desregulación para asegurar el consenso en temas como las pensiones, las guardería infantiles, la sanidad pública?

Nosotros desde Utopía hemos apostado claramente por el Movimiento internacional que va cuajando en los Foros Sociales. Es un movimiento claramente internacional,       (anclado en el llamado tercer mundo, que es el que sufre más dramáticamente las consecuencias funestas del sistema), alternativo y antisistema, plural y basado en la Organización Asamblearia de la Sociedad Civil, pero que va adquiriendo cotas de poder político sobre todo en América Latina con Lula, Evo Morales, en gran medida con Chavez que ha conseguido aglutinar el movimiento alternativo desde arriba…

La mayoría de nosotros participa activamente en las elecciones y muchos en partidos políticos o sindicatos, pero todos conocemos personas de izquierda que no votan por principio o por aburrimiento. Sin embargo, si votaran todos siempre, ganaría la izquierda. Con la guerra de Irack llevaron a Zapatero al poder gritándole “no nos falles”. Una vez que nos sacó de la guerra, ¿Debemos apoyarle con la misma intensidad para que no vuelva la caverna.

Naturalmente nosotros no podemos dar solución a estos problemas. Unicamente indicar que la postura tomada ante EL SISTEMA es el rasgo principal que califica a la izquierda política. Aquí hemos expuesto todas las posturas que ha tomado la izquierda ante el SISTEMA a lo largo del tiempo y dejamos abierta la pregunta ¿Se puede considerar de izquierdas todavía a los partidos que se han ido escorando a la derecha? ¿hasta dónde debemos apoyarles?

Las preguntas quedan abiertas. Iniciamos con ellas este “repensar la izquierda”.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*