LA FILOSOFÍA DEL DECRECIMIENTO O EL NECESARIO CAMBIO DE RUMBO

Comunicado del XVI encuentro andaluz de CCP

“Vivir sencillamente para que todos puedan, sencillamente, vivir” (M. Gandhi)

 Las CCP de Andalucía, tras su XVI encuentro celebrado en Torrox, del 20 al 22 de noviembre de 2009 bajo el lema “Filosofía del decrecimiento”, y ayudadas en su reflexión por el profesor Joan Surroca i Sens, hemos llegado a las siguientes conclusiones:

1. Ante la inédita crisis sistémica en la que nos encontramos, no puede ser que ésta la paguen quienes no la han provocado. Es preciso desmontar la nueva falacia, interesadamente vendida por los poderosos, de que es posible salir de ella sin un cambio de sistema. El sistema capitalista se ha demostrado inviable.

2. No es suficiente, aunque sí imprescindible, revisar nuestro consumo, porque nada conseguiremos si no hay un cambio en la producción, el trabajo, el transporte, la energía, etc. Pero lo más urgente es reevaluar y cambiar nuestros valores para dar paso a otra sociedad que, aunque nunca será Jauja, llegue a ser verdaderamente humana, en perfecta armonía con los demás seres vivos y con la madre Tierra.

3. Constatamos que lo que nos ha llevado a esta crisis sistémica ha sido la implantación de un crecimiento ilimitado y salvaje, por lo que se hace imprescindible reducir nuestro nivel de consumo (huella ecológica), ya que por primera vez en la historia, la Tierra ha dicho: ¡basta! Ya no puede dar más de sí, y ahora la única salida es replantearnos nuestro sistema de vida. Si ya estaba claro que, en un mundo finito, no podíamos crecer –y consumir– de manera infinita, ahora lo que toca es “decrecer”.

4.Como creyentes en Jesús de Nazaret debemos plantearnos estos retos con un cierto radicalismo ético. Hemos de combatir la opulencia, antes que la pobreza; y debemos optar por la sencillez como valor fundamental de nuestra vida, lo cual nos llevará a la verdadera felicidad.

5. Además del cambio personal, las medidas socioeconómicas que hay que adoptar son urgentes, porque cuanto más tardemos en rectificar, más hipotecaremos o haremos inviable la vida de las futuras generaciones. Algunas propuestas que nos unen a los objetores del crecimiento son: trabajar menos para vivir más intensamente, promocionar alternativas como el transporte público, favorecer las relocalizaciones, la apuesta por las energías renovables, imitar la sabiduría de la naturaleza (biomímesis) y en definitiva de la sociedad del mercado a la sociedad con mercado y a ser posible justo. 

En el Morche, el 22 de noviembre de 2009.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*