LA AVENTURA DE “EL CANTERO DE LETUR”

Pedro Tostado

Socio fundador

El Cantero de Letur es una empresa de agricultura ecológica instalada en un bello pueblo de la Sierra del Segura, alejado de los medios de comunicación, deprimido económicamente, con algo de agricultura y ganadería de carne, con una alta emigración y actualmente con un crecimiento importante del turismo rural.

 Cuando se fundó esta empresa, el objetivo fundamental era dinamizar económicamente una zona condenada a la despoblación, pero no de cualquier manera, sino mediante la elaboración de productos derivados de la producción ecológica, que no dañen la tierra, respetuosos con el medio ambiente y con los animales y que fuera un ejemplo de relaciones laborales. Elaborar productos de alta calidad nos permite competir con las regiones limítrofes, mucho más industrializadas y poderosas…

 Esta empresa nació en 1990 y ha estado sujeta a muchos avatares, pues los inicios no fueron nada fáciles, sobre todo porque el término ecológico todavía era muy poco conocido, y la mayoría de los consumidores no entendía que el proceso de producción tenía un coste mucho más alto y repercutía en el precio final. Por ello los primeros años fueron de rentabilidad negativa, viéndose obligados los socios a hacer una ampliación de capital.

 Hoy, dieciocho años después, podemos decir con satisfacción que de las 20 vacas iniciales, se ha pasado hoy a 65 vacas, 1.000 cabras y 250 ovejas, estando todas ellas en un radio de 12 Km. de donde se encuentra nuestra industria y que producen cerca de un millón de litros de leche ecológica al año.

Vivir 68_2

 Nuestra pequeña fábrica se encuentra situada en Letur, a 500 metros del casco urbano. En la actualidad contamos con unas modernas instalaciones de 1.000 m2. en las que se han invertido desde 1999 hasta la actualidad más de 1,2 millones de euros en tecnología e infraestructuras. La financiación necesaria para ello ha provenido de la apuesta de unos socios que creíamos en nuestra idea y hemos ido reinvirtiendo la totalidad de los beneficios, además de contar con los fondos europeos de cohesión. La finca donde está actualmente instalada la vaquería tiene una extensión de de 54 hectáreas (la producción ecológica exige una gran extensión para que las vacas se puedan mover con libertad), y a los propietarios de la finca se los ha integrado también en nuestro proyecto. En la vaquería se ha hecho una inversión desde el año 2001 de 400.000 euros.

 En la actualidad nuestra empresa emplea a un total de 18 personas directas, con empleos fijos a tiempo completo y a cinco familias de ganaderos, todas ellas residentes en Letur, cuatro de ellas con granjas de cabras y una con granja de ovejas, que viven de nuestra actividad, a quienes compramos la totalidad de la producción, consiguiendo su reconversión a la producción ecológica y la creación directa de nuevos empleos, con lo que todo ello supone para un pueblo pequeño como Letur.

 Los productos fundamentales que elaboramos son yogures, kéfir, quesos y postres lácteos.

 Nuestro compromiso con el medio ambiente nos ha llevado a las siguientes acciones:

a)      Planta de energía solar térmica mediante la que calentamos el agua necesaria para parte de nuestro proceso productivo.

b)      Instalación de 45 Kw. de energía solar fotovoltaica con la que generamos el 20% de la energía eléctrica total consumida por nuestra actividad.

c)      Recuperación de la totalidad del suero del queso producido en nuestra fábrica, siendo este suero reutilizado como alimento para nuestro ganado. Si no se hubiera reutilizado, su vertido hubiera producido un gran daño ecológico.

d)      Recuperación del agua de lluvia en nuestra granja de vacas para regar.

e)      Reciclaje de todos los residuos de cartón y plástico generados por nuestra actividad.

f)        La alimentación es equilibrada: forraje/harina de producción ecológica y los animales no están explotados (véase que nosotros denominamos “granja” y no “explotación”). Los desarreglos físicos son tratados con medicina homeopática; en caso de necesitar el uso de antibióticos, la leche no se utiliza durante un periodo de tiempo doble del requerido por Sanidad. Somos especialmente cuidadosos con el “manejo” de los animales. Un trato adecuado reduce sus trastornos.

 Desde la más profunda convicción, nuestra empresa destina cada año a cooperación con el tercer mundo el 12 % de sus beneficios. Muchos de nuestros socios son a la vez miembros de organizaciones que están implicados directamente en zonas difíciles y desfavorecidas, siendo nuestra ayuda mucho más directa y efectiva.

 Para terminar, nos parece justo reconocer el esfuerzo y la dedicación del promotor fundamental de esta idea, Francisco Cuervo-Arango, responsable principal hasta su enfermedad en 1993; de Juan Leralta y Pilar Lecina que le sustituyeron en la dirección de la entidad hasta el año 1999; así como de Pablo Cuervo, hijo del fundador, y que desde entonces se encarga de estas tareas hasta la actualidad.

 Después de 18 años de historia, los que formamos esta empresa creemos que hemos sido capaces de transformar un proyecto ilusionante en una pequeña realidad, y con bastante seguridad podemos afirmar que estamos en el camino adecuado.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*