EXPERIENCIAS DE AGRICULTURA ECOLÓGICA Y RESPONSABLE

Grupo Peñuelas

(Sevilla-Málaga) 

Se trata de una cooperativa de nombre «El Romeral», entre la gente llamada «Peñuelas» por estar ubicada en un viejo cortijo rehabilitado en una zona llamada Peñuelas, en el trayecto entre Los Corrales (Sevilla) y Sierra Yeguas (Málaga). El medio físico donde se enclava está definido por las características de la Subbética dentro de la Cordillera Bética en el extremo oriental de la provincia de Sevilla y en la mitad norte de la provincia de Málaga. El clima es mediterráneo cálido, de menos seco a subárido, con precipitaciones anuales entre 300 y 700 mm, temperatura media anual de 15°C, de 1 a 20 días de helada al año, insolación de unas 2900 horas y de 850 a 900 mm anuales.

Su trayectoria se inició hace quince años con un colectivo de diez familias con vocación de agricultura ecológica y de forma de vida alternativa en el medio rural. Los mentores del proyecto, eran personas vinculadas al Sindicato de Obreros del Campo y en la dinamización del proyecto trabajó Diamantino García Acosta hasta que se hizo viable.

Hace cinco años la cooperativa se dividió en dos ramas, una de talante estrictamente ecológico con el nombre de REPLA y otra ecológica también, pero más convencional.

Siempre se ha caracterizado por dar mano de obra en una zona especialmente necesitada de trabajo.

El profundo conocimiento de esta cooperativa de la agricultura ecológica y su opción por un enfoque agroecológico de ésta les ha llevado a programas vanguardistas como es ir sustituyendo las variedades mejoradas y los híbridos de las que actualmente se nutre el mercado por variedades locales que pueden ser recuperadas. La parcela de biodiversidad agrícola con la que trabajan para su recuperación es la comprendida dentro de las especies cultivadas con aprovechamiento alimentario, que es en la que normalmente existe mayor diversidad. Dentro de este grupo de aprovechamiento alimentario se han centrado concretamente en las especies hortícolas, pero sin desmerecer un cultivo especial del aceite y la miel. Para lograr estos objetivos fue preciso buscar a personas poseedoras de información y material vegetal que, generalmente han sido personas de edad avanzada (mayores de 60 años, muchos de ellos pasaban de los 70), pensionistas, que seguían trabajando sus huertos por entretenimiento, para autoconsumo o para completar la economía familiar.

Con el tiempo han ido adquiriendo experiencia y ámbito comercial de tal manera que buena parte de sus productos tienen salida al extranjero.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*