Entrevista: María José Palma

María José Palma, escritora y psicoanalista. Una mujer comprometida

Conocida ya en UTOPÍA por su artículo publicado en el núm. 106, “La esperanza en el cambio que necesitamos” (Mujeres, un relato de ayer y de hoy 15/05/2018) https://www.revistautopia.org/reflexion-mujeres-un-relato-de-ayer-y-de-hoy/. María José Palma Borrego es una sevillana valiente, perseverante, feminista y muy preocupada por el mundo y sus habitantes, que trata de aportar su granito de arena mediante el activismo social, tanto de forma teórica, a través de sus numerosos libros y publicaciones (la relación de sus más de 20 libros podéis encontrarla fácilmente en Google) como práctica, participando y organizando eventos de interés social.

Por Farid Yazdani y Luis Ángel Aguilar

¿Qué es eso de la religión y cuál puede ser su relación con la ética?

La religión es una relación subjetiva con la divinidad que tiene que ver con la creencia y también con cómo los sujetos creen y se relacionan, a través de una institución religiosa, con la divinidad.

Como el número habla de “ética y religión”, desde mi punto de vista sí que hay una diferencia entre la religión, que es una cuestión subjetiva, y la ética que –siempre desde una perspectiva laica- es la que normativiza las relaciones humanas. Son las normas por las que, como sujetos, nos debemos de regir. Y como yo soy psicoanalista, también esto tiene que ver con el tema del límite y de la alteridad o relación con el otro, que es -nada más y nada menos- el cómo convivimos y cómo aceptamos las diferencias.

Creo, además, que la religión tiene otras lecturas, porque también tiene que ver -sobre todo hoy día- con ése resurgimiento de los puntos de vista religiosos más regresivos, con la situación de crisis que estamos viviendo y, sobre todo, con una situación de desborde -por llamarlo de alguna forma- psíquico, porque nos tenemos que agarrar a algo.

Para mí, si algo me interesa de la religión, es este punto de vista de la alteridad, del reconocimiento del otro, más en el sentido psicoanalítico del término que en el sentido de Lévinas, de cómo entendía Lévinas la divinidad, que la entendía también como un otro; un otro que, para mí, lo es en el sentido del reconocimiento.

2. En estos tiempos, ¿tú crees que cabe la ética?

Creo no solamente que cabe, sino que es una cuestión absolutamente necesaria. En una sociedad, en un mundo de capitalismo global, el capitalismo nos ha hecho sujetos de consumo.

Me parece muy curioso y me llama poderosamente la atención el “yo hago, cuando quiera, lo que quiera”. Eso, para mí, dicho con muchas comillas, es “enfermedad mental”, porque nos regimos por unas normas y, si no, la convivencia sería imposible,

3. Aquí interrelacionamos, entonces, capitalismo y consumo con la ética, ¿no?

Claro, porque en una sociedad dominada por el capitalismo global, en donde el desborde es total a nivel psíquico, ocurre que a nivel social ya vemos lo que está dando: puro consumo; y es porque ése es el capitalismo, el que nos ha hecho sujetos de consumo. Yo contemplo aterrorizada el ver cómo reacciona la gente ante el consumo, y por eso es absolutamente necesaria la ética. Incluso yo me atrevería a hablar de necesidad de una ética de la diferencia sexual.

4. Pero se puede hablar de ética y capitalismo, ¿o se trata de un oxímoron?

No, claro. Yo creo que son términos antitéticos. El capitalismo, ya de por sí, no tiene ética,porque el capitalismo está basado en la depredación, en la insolidaridad, en el consumo, en eso que yo llamo desborde. Porque lo que ha conseguido el capitalismo hoy día es hacer un “sujeto robot”, es decir, un sujeto vaciado de deseo o, dicho de otra forma, un sujeto en el que el deseo solamente va dirigido al consumo, a la plusvalía y al dinero, y eso no es un ser humano; a eso le falta algo que algunos y algunas tienen por su creencia en una divinidad, otros por la alteridad… Yo creo que el capitalismo se puede definir como falta de ética, y que es absolutamente depredador del deseo de todo lo positivo.

5. La ética, ¿puede ser un patrimonio de la religión?

Ya he dicho que para mí la ética es laica, y la religión, desde mi punto de vista, tiene que estar más relacionada con la moral. Yo haría la diferencia entre “ética laica” y “moral”; ésta se encuentra más dentro de los preceptos religiosos del bien y del mal, por lo que estaría más relacionada con la religión que con la ética. Es cierto que los límites no son tan evidentes como yo los estoy planteando, porque la ética, en la medida en que establece una serie de normas, también está dentro del ámbito del bien y del mal. Vamos, que es imposible salirse del discurso religioso o del discurso moral del bien y del mal, que es lo que normativiza, lo que nos regula y lo que nos estructura.

6. Hablemos de la ética, el mundo digital y la tecnología. 

Yo creo que la tecnología o el mundo digital, como lo llamáis, es el mundo de la mentira o del simulacro. Todo el mundo se puede poner dentro de una pantalla y decir barbaridades en la impunidad. La relación entre ética y mundo digital o tecnología la veo conflictiva, y no sé si desde el mundo digital o desde la tecnología se puede crear una ética o, en todo caso, si se podría hablar de una ética del simulacro. ¿Eseso posible? No lo sé, la verdad. ¿Se puede partir del mundo tecnológico, que es el mundo de la mentira y del simulacro, para crear una ética?… Son preguntas que me hago y ante las que no tengo respuesta. Si la ética la consideramos solamente con una pata, la de la mentira, desde el simulacro, ¿se puede crear una ética de la mentira?, ¿una ética que tenga como base la mentira?… ¿Es eso lo que queremos?… Yo no, desde luego; pero, a lo mejor, sí; no lo sé.  

7. ¿Ética o alternativa a la religión o educación religiosa en la escuela?

Creo que la educación religiosa confesional es una cuestión de casa. Yo, que he sido profesora durante bastantes años, sí creo fundamental una ética laica dentro de la escuela, en dónde se den valores cívicos, se aprenda convivencia, etc, etc. Pero en la escuela, o por lo menos en la escuela pública, no soy partidaria de que la educación religiosa se dé. Creo que es un adoctrinamiento bastante sectario que, en la escuela pública, entiendo que no se debe dar. La educación religiosa, además de la casa, tiene instituciones en donde puede dar el conocimiento de una moral, religión, dogma o fe…, desde las iglesias hasta las comunidades o grupos de trabajo dependientes de las iglesias; pero, desde luego, nunca dentro de la escuela pública.

8. ¿Y una historia de las religiones?

Bueno, a mi si me parecería interesante que dentro de la historia, aparte de que hubiera un parrafito grande de Historia de las Mujeres, pudiera haber otro de Historia de las Religiones. Porque una cosa es conocer la religión, que me parece importante para saber lo que nos estructura sociológicamente, históricamente, etc., y otra cosa es la creencia, el dogma, la fe, etc. Sí que podría darse en la escuela pública una Historia de las Religiones.

9. ¿Y lo de la ética como educación para la ciudadanía?

La ética, desde mi punto de vista, no se ha dado como asignatura. Primero, porque era una asignatura que servía para cubrir horarios; segundo, porque era algo sin valor, aunque dentro del currículum se le daba un valor negativo o una ética sin problema; Los alumnos se matriculaban en ella porque te ponían un 10 y te mejoraba el currículo. Por eso dije que la ética nunca se ha dado, porque se partía de un no valor de la ética. Pero si la ética se entendiera y se diera desde el punto de vista lógico de convivencia, de reconocimiento del otro, de su aceptación…, creo que en ese sentido cobraría todo su valor. También creo que la ética debería estar fuera del juego partidista: unos  valores públicos y laicos que tuvieran como tronco común la convivencia. Ya luego puedes creer en lo que quieras y matizar lo que quieras, pero sería algo que te haga tronco en este país, no como hemos visto con las leyes de educación en España, donde cada uno tira por su lado ideológico.

10. El conflicto  “laico/laicismo”, ¿puede resolverse?  

Yo creo que sí. No solamente entre laico y laicismo, sino dándole valor a la ética y estableciendo una ética de la diferencia sexual, tal como la planteaba antes. Así creo que aprenderíamos a ser respetuosos y respetuosas, y yo insisto en que para eso es necesaria la interiorización de valores de la alteridad, del mirar al otro como un igual, no un igual desde el punto de vista jurídico, en el que se habla en clave de igualdad, no, sino como un igual porque yo lo acepto, y eso es un feedback; yo te acepto, acepto tus diferencias, te valoro en tu diversidad, te reconozco, te miro…, y esos, para mí, son los principios éticos que nos ayudarían a vivir bastante mejor. Lo que yo estoy planteando es, a lo mejor, una utopía, un ideal…,  pero yo sigo ahí, porque es el cuestionamiento de esta cultura patriarcal y falocéntrica para dar alternativas, porque ¡nos están matando!

11. Ecología y ética. ¿Es una locura?

Exacto, es lo que iba a decir ahora. Fijaos si la locura, las psicosis, la estructura psicótica, son importantes que estamos destruyendo lo que lo que nos da la vida. Es decir, nos estamos autodestruyendo y, además, felizmente, o sea, sin ningún miramiento.  A lo mejor, con un poquito de culpa, lo ve la gente que está  concienciada; no sé, pero yo creo que eso de que tú puedas consciente o inconscientemente autodestruirte me parece que es precisamente por el vaciamiento de la ética. 

12. Y terminamos preguntándote, Mª José, ¿cuál sería la sociedad ideal para ti?

Uff, una sociedad ideal sería aquella en la que se diera el reconocimiento de la alteridad, el reconocimiento de los deseos, en la que los deseos de las mujeres tengan representación y tengan discurso -y ,si puede ser discurso hegemónico, pues mejor todavía-, con  una ética laica, en la que la gente tenga derecho a vivir, no sólo a sobrevivir, y, para ello, que su objetivo no sea ganar dinero, porque esa es una trampa mortal en la que todo el mundo cae; eso del “yo voy a mi bola”, por decirlo de alguna forma, es una trampa brutal y, de hecho, ya vemos dónde estamos y a dónde nos ha llevado la cuestión. Espero os sirvan estas reflexiones, y muchas gracias por la invitación.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

*