El viejo que leía novelas de amor

PARA VER

(«The Old Man Who Read Love Stories») 

Coproducción: España, Australia, Francia, año 2000.55 Para leer 2
Dirección: Rolf Hess (Hazme bailar mi canción)
Dirección artística: Gil Parrondo
Reparto: Richard Dreyfuss, Hugo Wearing, Timothy Spall, Cathy Tison,  Victor  Bottenbley, Federico Celada, Luis Hostalot, Guillermo Toledo.
Esta película está basada en la novela homónima del escritor chileno Luis Sepúlveda, uno de los representantes de la conocida como «literatura comprometida» 1 y autor de obras como La Historia de una gaviota y el gato que le enseñó a volar. Estrenada en el año 2000 pasó rápidamente por el circuito comercial, y hoy día podemos encontrarla en los videoclubes.

Ambientada en la selva amazónica, nos introduce en la vida de Antonio José Bolívar Proaño (Richard Dreyfuss), un anciano venido de otras tierras y que habita en un pueblo al borde de un río, El Idilio. Su historia se nos presenta en un constante flash-back entre su presente y parte de su pasado, entrelazándose existencialmente en un proceso de integración con la naturaleza guiado por los indígenas shuar, vulgarmente conocidos como jíbaros, y la demencia de una hembra de jaguar, símbolo de la respuesta de la selva ante una agresión desmedida.

El paisaje de la Guayana francesa se convierte, junto a la jaguar, en protagonista de la película, por lo que debemos subrayar el buen trabajo realizado por Gil Parrondo en la dirección artística.

Realmente parece que estuviéramos en el territorio de los shuar.

Aun reconociendo que en la película, al igual que en la novela, existen algunos tópicos, como la figura del «gringo» provocador de todos los males, el resultado final es de un ritmo tranquilo, pausado y de una estética guiada por los colores de los árboles y el remanso del río.

En definitiva, una bella metáfora de la difícil convivencia entre el hombre blanco y la naturaleza en su estado puro, máxime si éste, en lugar de mimetizarse con ella, escuchando, respetando su desarrollo, interviene con ojos avaros de pieles de crías de jaguar, de maderas, de tesoros. Y como en la película, la naturaleza responde ante la agresión con una fuerza desmedida, incontrolable y desconocida.

Teresa Barbado

1 Luis Sepúlveda tuvo que exiliarse durante la dictadura del general Pinochet, y este libro está dedicado a Chico Mendes, un hombre que murió por salvar el Amazonas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*