EL CAMINO HACIA UNA BANCA ÉTICA EN ESPAÑA SE DEMUESTRA… ANDANDO

Carlos Ballesteros García

Economista 

Se me ha pedido que participe en este número de Utopia, que lleva como tema central para un tiempo nuevo…un consumo responsable, con una reflexión acerca de la situación y los pasos que se van dando hacia la construcción de una Banca Etica en España. A pesar de que los matices y cautelas necesarios en esta andadura merecerían un espacio mayor del que se dispone, a fin de no entorpecer los diferentes procesos y ritmos de cada uno de los colectivos y proyectos existentes, voy a intentar dar las cuatro pinceladas-de trazo grueso, obviamente-sobre el asunto. Para lectores con ganas de más, recomiendo la lectura del reciente libro de Nuria del Río, «Rescata tu dinero» (ed. Talasa).

El profesor Arcadi Oliveres, con motivo de la conferencia impartida al concedérsele el Premio Alandar 2002 justificaba la existencia de una forma de hacer ética la banca en base a cuatro pilares fundamentales sin los que no puede entenderse esta andadura: (1) Las cooperativas, sindicatos, y en definitiva las organizaciones que, provenientes de una ideología de izquierda, tratan de buscar alternativas al capitalismo desde la creación de nuevos instrumentos. (2) Los movimientos de iglesia, preocupados por llevar a sus máximas consecuencias el mensaje evangélico de justicia, reparto de bienes y construcción de un mundo mejor para todos, a raiz fundamentalmente de los postulados del Concilio Vaticano II. (3) Con carácter más reivindicativo, el movimiento ecologista, los movimientos sociales (llamados también a veces antiglobalizadores), junto al amplio movimiento de economía solidaria y alternativa al modelo capitalista mundial y (4) y último pilar que tendría sus raíces en las O N G para el desarrollo y el movimiento de solidaridad con los países empobrecidos y con los excluidos del sistema bancario a través de la creencia de que el crédito es una arma rentable para luchar contra la pobreza y sirve como catalizador del desarrollo.

En Europa existen actualmente al menos dos modelos diferentes de hacer Banca ética, distintos en sus orígenes y planteamientos pero complementarios: el modelo centroeuropeo cuyo máximo exponente es Triodos Bank y el modelo del Sur de Europa representado por La Banca Popolare (Italia). Mientras que Triodos ya es una realidad en España desde el otoño de 2003, el modelo propuesto por los italianos, al ser de más lenta construcción como se verá enseguida, cuesta más que haga concretas sus propuestas, aunque sin embargo sus raíces quizás puedan ser más sólidas.

El Triodos Bank se fundo en Holanda en el año 1980 con la misión de «apoyar la regeneración social con actividades bancarias», tratando así de contribuir a la construcción de una sociedad más orientada hacia las personas. La iniciativa parte de un grupo de ciudadanos holandeses preocupados y conscientes de que la actividad económica afecta a todas las personas, y de que un uso responsable del dinero parte de cuestionarse determinadas materias acerca del mismo. Pretende contribuir a un cambio positivo en la vida social desde la consideración de que cada ser humano tiene derecho al libre desarrollo de sus capacidades en términos de igualdad y es responsable, asimismo, de las consecuencias que generan sus actos, incluidos los de carácter económico, tanto para los demás como para la tierra. La Banca Popolare o Banca Ética italiana nace en 1995 como una Cooperativa hacia la banca ética, buscando fondos para el Tercer Sector italiano. A iniciativa de veintidós asociaciones su primera misión es recolectar un millón de euros, que es la cifra que las autoridades italianas piden de capital para un banco de carácter local (6 millones y medio si se desea ser de ámbito nacional). La primera idea es fundar un banco en la región de Padua que es el centro financiero de Italia. Sin embargo, el dinamismo social de este país y de su Tercer Sector hace que enseguida este objetivo deba abandonarse por otro más ambicioso y buscar la fundación de un banco de ámbito nacional. Se tarda tres años en conseguir este objetivo, pero a cambio de esta lentitud, el proyecto de banca nace con unas raíces sociales muy asentadas. Se dice que la Banca Ética italiana es la Banca del Tercer Sector (Bicciato, 2001). Nace del Tercer Sector y trabaja para el Tercer Sector y es precisamente ésta la gran diferencia con el modelo del Triodos Bank más asentado en los ciudadanos en tanto que individuos.

En España conviven un sinnúmero de experiencias de muy diverso tipo. Desde productos que la banca convencional está ofreciendo bajo el nombre de productos éticos hasta algunas experiencias de grupos de ahorro responsable y alternativo que funcionan en paralelo al sistema bancario. En el año 2001 nacer la Asociación para la Promoción de la Banca Ética en España, que recuerda de alguna manera los pasos seguidos en la creación de la banca según el modelo italiano antes expuesto.

Aparte de los fondos éticos y solidarios o de las tarjetas de afinidad, ofrecidos por la banca convencional, y que no se van a tratar aquí por no participar de la filosofía de la banca ética, sino que más bien son productos de tipo comercial que busca un nicho de mercado, sí existen algunos productos específicos lanzados al mercado por pequeñas cajas de ahorro en colaboración con algunas entidades de la sociedad civil. Son, entre otras, la Llibreta solidaria y el Diposit Solidari emitidos por Caixa Popular, en la comunidad valenciana, en alianza con la red Enclau y de la Llibreta d’Estalvi Etic y la Cuenta Corriente Ética lanzadas al mercado por Caixa Pollença-Colonya, en las Islas Baleares. La BBK también parece haberse apuntado recientemente a este carro.

Los antecedentes del ahorro solidario en España habría que encontrarlos en la creación en 1988 de una asociación para la banca social y ecológica o en la fundación de la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) en 1995. En el año 1997 existían no más de cinco o seis iniciativas en España: la cooperativa Coop 57, en Cataluña, la sección de crédito solidario de la ONG para el desarrollo Ideas, la experiencia de financiación compartida y solidaria de las empresas de la red de economía alternativa de Euskalherria o el caso del fondo de solidaridad Paz y Esperanza en Granada. Posteriormente a estcs grupos pioneros del ahorro solidario, la evolución de este tipo de iniciativas ha sido importante. Cabría destacar como hitos importantes en este crecimiento los siguientes:

• La creación de la Asociación para la Financiación Solidaria en Zaragoza, cuyo objetivo fundamental es la sensibilización y la intermediación financiera entre personas o entidades que tengan proyectos de economía social y personas inversoras. El mecanismo utilizado son los bonos solidarios. Destaca su publicación llamada «la peseta solidaria», boletín de información y educación acerca del uso del dinero.

• El nacimiento, en Madrid, del GAP, Grupo de Apoyo a Proyectos de economía basados en las personas cuya función también es la intermediación financiera y que en apenas cuatro años ha financiado proyectos por valor de unos veinticinco millones de pesetas y cuenta con cerca de cien socios.

• La aparición en Valencia de IUNA, empresa creada por la asociación Nova Terra. La función de esta empresa es la de dotar de soluciones económicas a personas en situaciones desfavorecidas. Así ha creado empresas de mensajería y jardinería. Es de destacar la puesta en marcha de una bolsa de compraventa de acciones de esta empresa y sus proyectos

• El nacimiento en Cataluña FETS, Financiament Etic y Solidari, entidad que va a reunir a todas las entidades que realizan financiación alternativa en ese territorio y que convoca, en octubre de 2000 el Primer Congreso de Banca Etica.

• La existencia de una red de ámbito nacional, la Red de Utiles financieros Alternativos (RUFAS).

• La asociación para la promoción de la Banca Etica en España, que recuerda de alguna manera los pasos seguidos en la creación de la banca según el modelo italiano.

• La existencia de FIARE, en Euskadi, promovida entre otros por el episcopado vasco y el importante paso adelante que supone la conversión de Proyecto Trust en el Triodos España.

Todas estas iniciativas y otras muchas que no se citan por falta de espacio son hitos importantes en el camino hacia una Banca Etica en España. Las dificultades son muchas, pues a las habituales de acompasar ritmos, voluntades y objetivos se unen, a mi entender, que la banca convencional ha visto el negocio y se apunta tantos. La llamada responsabilidad social corporativa de la banca unida a las importantes cantidades de dinero que mueven algunas ONG y la apuesta de la AECI por sistemas da microcrédito de corte neoliberal hace que tanto el SCH como el BBVA como otros grandes bancos españoles ofrezcan a las ONG de mayor renombre importantes concesiones comerciales que, cual cortinas de humo, hacen que el camino hacia una banca ética se vea dificultado. Sin embargo somos muchos los que creemos que otra forma de hacer banca, otra forma de consumir y ahorrar es posible. Para un tiempo nuevo ….un consumo y un ahorro diferente y responsable.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*