Dormíamos y despertamos. El 15M y la reinvención de la democracia

Juan Carlos Monedero

Nueva Utopía, Madrid 2012. 191 págs.

 “¿Se puede llevar la revolución a un pueblo que aún no ha despertado totalmente? Los enemigos siempre atacan cuando el sueño vence a los sitiados. […] El 15M ha ayudado a despertar del sueño ciudadano.” Esta es la idea central del libro de Monedero. El 15M no es la gran solución a todos los problemas ni se le pueden exigir resultados operativos inmediatos; es el despertador de los dormidos, es decir, de casi toda la sociedad, instalada en una imaginaria sociedad del bienestar e incapaz de reaccionar incluso cuando le están robando sus derechos fundamentales; pero la función del despertador es ésa, despertar; no es estar sonando todo el día ni resolver los problemas puntuales de cada uno, sino impedir que nos durmamos. Los que se han acercado al 15M para que les resolviera sus problemas ya y se han sentido decepcionados, son como los que se enfadan cuando suena el despertador porque no les arregla los problemas del día que comienza.

El libro habla de los logros del 15M pero también de sus limitaciones; de lo que debe a los movimientos sociales ya existentes pero también de su originalidad. Recalca que no basta con estar indignados, sino que hay que tener un proyecto y que “la imaginación debe llamar sin cansancio a la esperanza”. Critica el tipo de democracia que tenemos y apunta los caminos de una democracia reinventada. Pone de relieve que “si cada latigazo recibido no se transforma en un grado más de descontento, sólo sirve para asustar a los golpeados y a los próximos en la lista”. Está claro que “el poder prefiere a los ciudadanos celebrando la victoria de un equipo alrededor de una estatua que reunidos en asamblea en una plaza”, pero al poder antidemocrático hay que plantarle cara, sin violencia, en nombre de los ciudadanos que están despiertos, porque los votos recibidos en las elecciones no son patente de corso para que el poder haga lo que quiera, incluso en contra de quienes le han votado. Por eso, “cada conciencia que se despierta es un palo en la rueda del sistema”.

El 15M no es un fenómeno ya pasado; es un espíritu que va a estar presente en la renovación ética que necesitan la politica y la economía, y en la conciencia ciudadana que es la verdaderamente soberana.

JESÚS Bonet


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*