Criadas y señoras

Año 2011

Película para reflexionar sobre el pasado, presente y futuro de dos grandes temas que generan  gran controversia desde todos los tiempos: el racismo y el clasismo.

Se trata de la segunda película de TaTe Taylor, un melodrama hollywoodiense en el que se relatan los conflictos de raza y clase en la década de los años setenta en Estados Unidos, basado en la novela The Help, de Kathry Stockett. Cuenta la historia de tres valientes mujeres que, conscientes de los límites impuestos por la sociedad, se arriesgan a cambiar su pequeño entorno, no dándose cuenta del gran cambio que iban a generar.

En uno de los papeles protagónicos se encuentra Emma Stone, quien da vida al personaje de Skeeter. Vuelve a Jackson (Mississippi) después de graduarse en la universidad. Sus amigas son el prototipo de mujer de los años setenta, machistas, clasistas y preocupadas por realizar actos benéficos. Todas las mujeres, gozaban de servicio doméstico (que durante años sirvió de máscara para tapar la nueva esclavitud que representaba el racismo). Aquellas valientes mujeres negras trabajaban, cuidaban y educaban a los hijos de esas mujeres blancas, siendo conscientes de que algún día no muy lejano trabajarían para los niños que ahora cuidaban. Todo se revoluciona debido a una ley -si puede llamarse así- que promueve una de sus amigas, en la cual se tenía que construir un servicio higiénico para las personas negras fuera de las casas. A partir de ahí, Skeeter se decide por un proyecto clandestino o incluso anónimo, de escribir un libro contando las historias de aquellas mujeres negras. Logra la ayuda y amistad de dos grandes mujeres, Aibeleen Clark (Viola Davis) y Minny Jackson (Octavia Spencer), que con sus testimonios y el de muchas otras dan voz a la mujer negra.

Este largometraje sirve de reflexión sobre aquellos actos de racismo que se ven por los noticiarios, que se leen en los periódicos o que simplemente hemos visto en la calle o, peor aún, que se han vivido y que muchas veces nos parecen normales

Por todo esto, creo que merece la pena ver “Criadas y Señoras”. Sin duda alguna, les conmoverá.

Elizabeth Sánchez

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*