Comunicado de CCP sobre los Presupuestos del Estado

LAS COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE

ANDALUCÍA MANIFIESTAN SU ROTUNDO RECHAZO A LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO PARA 2012

 Las CCP de Andalucía nos unimos a otros numerosos colectivos sociales que han expresado ya su indignación y su rechazo a los Presupuestos Generales del Estado para el año 2012.

El contraste más escandaloso es que, mientras el Ministerio de Defensa recorta su Presupuesto en un 8,8%, el Ministerio de Educación lo hace en un 21,2% (830 millones de euros menos) y el de Sanidad se reduce en un 13,7% (365 millones de euros menos).

Rechazamos todos esos recortes que afectan tan directamente al estado del bienestar: desaparecen 283 millones ? para la ley de Dependencia; se suprimen 1.557 millones de euros para políticas activas de Empleo (¡y dice el gobierno que su objetivo prioritario es la creación de empleo!…); se reducen en 322 millones las ayudas para el acceso a la vivienda…

De modo muy enérgico denunciamos y rechazamos el ataque tan despiadado a la solidaridad internacional: se suprimen de un plumazo 1.389 millones de euros (54,4%) en las partidas dedicadas a cooperación para el desarrollo; desaparece el Fondo de Integración de Inmigrantes, que estaba dotado con 67 millones de euros.

La contrapartida más hiriente es que se establece una amnistía fiscal para la defraudación incontrolada, que puede llegar a 60.000 millones de euros; no se suben los impuestos a las grandes fortunas ni a las grandes empresas; apenas se hacen recortes a la Casa Real (2,01%) y menos a la Iglesia Católica (0,0%).

Por lo que respecta a Andalucía, se recortan las inversiones reales en un 37,7% (1.122 millones menos). La reducción es más indignante porque supera en 13 puntos la reducción media aplicada a las Comunidades Autónomas.

Constatamos con tristeza el silencio de los dirigentes católicos frente a esta insolidaridad legalizada. Nos atrevemos a sugerir que en esta ocasión mantengan también su defensa a ultranza de la vida que está amenazada y va a ser destruida en países del llamado tercer mundo como consecuencia de estos presupuestos del gobierno español.

Aspiramos a que la solidaridad se traduzca en una fraternidad basada en el reparto justo de la riqueza colectiva. En esta sociedad cada vez más global resulta inaplicable aquel conocido refrán de que “la caridad bien entendida empieza por uno mismo”. Todos los seres humanos formamos ya parte de ese “uno mismo” fraternal y mundial.

Por nuestra parte, las CCP de Andalucía, desde nuestra pequeñez, estamos decididas a seguir avanzando en una austeridad solidaria y activa hacia las personas y colectivos más cercanos y también hacia esas miles de personas lejanas y, a la vez, ¡tan cercanas! Unas y otras van a sufrir las consecuencias de una política miope, insolidaria e incluso atroz por parte del gobierno español.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.