Comunicación: Otra democracia y otra política, son posibles.

Carta fundacional de los Círculos de espiritualidad progresista de Podemos

Preámbulo

El Círculo PODEMOS de Espiritualidad Progresista se ofrece como un espacio de encuentro y crecimiento en conciencia personal y colectiva que quiere abrirse a tod@s. Trabaja para ser un instrumento integral de acción social y política, buscando siempre la unidad en la diversidad.

La espiritualidad, que es una dimensión humana común a toda persona, no es monopolio de las religiones. Se manifiesta en nuestra capacidad de dialogar con lo profundo y escuchar la llamada del corazón y de la conciencia, que nos lleva a reconocer la dignidad intrínseca del ser humano y de toda forma de vida. La espiritualidad da sentido a nuestra realidad al transcender el individualismo y orientarnos al cuidado de la naturaleza y de las otras personas. Consideramos la espiritualidad como una fuerza de liberación y de movilización social en orden a una transformación de la sociedad que suponga cambios de hábitos, más justicia para tod@s y la eliminación de las causas de marginación.

 El auge del racionalismo ha hecho que la espiritualidad quede relegada, lo que ha mermado el potencial liberador de los procesos sociales, pues raramente se ha favorecido el desarrollo integral de la persona y la comunidad.

En nuestro círculo entendemos la política como una vocación de servicio, orientada al empoderamiento de la ciudadanía y, en definitiva, al bien común. El poder de un@s solamente es ético si refuerza el poder de l@s demás y alienta relaciones de amor y cooperación.

Sobre esta base, el círculo, recogiendo el espíritu del 15-M, quiere ser un instrumento al servicio de todas las personas para dar paso a una sociedad fundada en el respeto y cuidado de la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia social y económica, la democracia, la noviolencia y una cultura de paz.

El círculo acoge todas las formas de espiritualidad que acepten los principios democráticos, los derechos humanos y los valores de la Carta de la Tierra, y excluye todas las que defiendan posturas fundamentalistas, dogmáticas, alienantes, excluyentes, sexistas, homófobas, racistas, xenófobas o que alientan la crueldad hacia los animales. 

Nuestros fines

El círculo se propone los siguientes fines:

 1. Vivir la política de un modo más humano, participativo e integrador, como un ejercicio ético-espiritual que ponga a las personas en primer lugar, por encima de las ideas y los intereses partidistas, y que las involucre de forma realmente participativa  en la actividad política.

 2. Vivir la espiritualidad unida al compromiso con la ética, favoreciendo acciones políticas y sociales que promuevan la justicia con los más desfavorecidos. Apoyamos, sobre todo, una ética de la responsabilidad y del cuidado, aspirando a un desarrollo humano integral.

 3. Rescatar el lugar central de la dignidad humana y lo inviolable de la libertad de conciencia, así como el debido respeto a la naturaleza.

4. Compartir nuestras diferentes sensibilidades y experiencias, impulsando la amistad entre los pueblos, la interculturalidad y el diálogo interreligioso.

 5. Promoverla paz entre las diferentes culturas y tradiciones religiosas y espirituales, rechazando la guerra como método de resolución de conflictos.

6. Practicar y apoyar la noviolencia activa como modo de vida y como método de acción política y social, en especial cuando se requiera la resistencia frente a cualquier abuso.

 7. Denunciar los abusos de poder vengan de donde vengan: de la religión, de la política, de la economía, de las ideologías o de cualquier combinación de ellas.

 8. Abogar por un estado laico en el que ninguna religión ni ideología sea privilegiada sobre las demás, y en el que todas sean debidamente respetadas.

 9. Fomentar un tipo de educación y formación que contemple todas las dimensiones, incluyendo la inteligencia espiritual, en busca de un modelo educativo más consciente, democrático y fraterno.

10. Estimular el espíritu crítico y autocrítico, esencial para el crecimiento personal y colectivo.

11. Apoyar el proyecto político de Podemos, heredero del 15-M y con raíces incluso anteriores, que se nutre de la rica tradición democrática de los pueblos de España, y que pensamos que, en su diversidad y unidad profunda, es capaz de realizar los valores que el círculo impulsa, favoreciendo siempre la esperanza frente a los miedos.

12. El círculo está abierto a acoger a personas con sensibilidades y compromisos políticos diversos con tal de que éstos sean compatibles con los principios y valores de esta carta.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

*