Colaboración: Cataluña ¿y ahora qué?

Javier Dominguez

1.-El acuerdo Constitucional entre Cataluña y el Estado Español consistió en lo siguiente:

Cataluña reconoce ser parte del Estado Español y que la soberanía reside en toda la ciudadanía española.

El Estado Español reconoce los derechos históricos de Cataluña, reconoce que España se compone de regiones autónomas y nacionalidades, (No explica qué es una nacionalidad, parece que indica que es una especie nación con soda) afirma que el Senado es una Cámara territorial, acepta un estatuto elaborado por los Catalanes, dentro del marco Constitucional; y sobre todo por su simbolismo ( es el único caso en que empalma con la República) reconoce como legítimo al Presidente de la Generalitat en el exilio, el Honorable Tarradellas

2.-Fraga Iribarne aceptó con reticencias este pacto, pero puso una serie de controles o trampas para que la cosa no se desmandara: El Senado es la cámara territorial, pero los territorios representados en él no son las autonomías y nacionalidades sino las provincias. (Esto hace que la cámara no sea de hecho una cámara territorial). El ejército es garante de la unidad de España. (Esto permite en casos extremos meter los tanques)  y sobre todo constituye un Tribunal Constitucional en el que por el modo de elección se consigue el control de los franquistas que entraron en el pacto, de los cuales él era el máximo representante. Este Tribunal ha estado siempre dominado por el PP, porque cuando había que renovar los miembros el PP los mantuvo en funciones para no perder la mayoría.

3.- Un Tribunal Constitucional en funciones, a instancias de Rajoy, rompió unilateralmente el Pacto Constitucional, al cargarse 45 artículos de un Estatuto pactado entre el Parlamento Español y la Asamblea de Cataluña, aprobado por referéndum en Cataluña y que había estado vigente sin graves problemas durante cinco años.

4.-. La Generalitat de Cataluña  reacciona legislando contra las órdenes del Tribunal Constitucional. (“No nos han dejado otro camino”) y Rajoy lleva las tres cuartas partes de las fuerzas de seguridad a Cataluña, que no consiguen impedir que dos millones y pico de catalanes depositen su voto. Y ahí estamos.

Conclusión a discutir.

Con la Constitución vigente, el Tribunal Constitucional vigente y el PP al mando la cosa no tiene solución pacífica. La dinámica lleva a meter los tanques porque la policía puede disolver una manifestación de unos miles de personas, pero no puede disolver a 50.000. Esto se ha visto palmariamente en el referéndum. La policía consiguió retirar unas pocas urnas, pero votaron dos millones y pico, que es mucha gente.

La única solución pacífica es el dialogo político y llegar a otro pacto que substituya al que se hizo.

Lo primero que está claro y ha quedado demostrado es que Rajoy no sabe o no puede o no quiere llegar a otro pacto político y por eso lo primero es quitarle.

La pelota está en manos del PSOE que tendría que tomar el mando.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*