Colaboración: ¿Capitalismo y Paz?

Capitalismo y Paz? .

Antonio Zugasti

¿Puede haber paz con un sistema capitalista dominando el mundo? ¿Son compatibles el capitalismo y la paz? Se habla de conversaciones de paz para la guerra de Ucrania, y es probable –y ojalá– que lleguen a un acuerdo, y se firme una paz más o menos estable.

Pero ¿supondrá eso que estamos en un mundo en paz? ¿Y la cantidad de guerras, pequeñas, mortíferas y crueles guerras, que se libraban en el mundo antes de que comenzara el ataque de Rusia a Ucrania y que seguirán aunque se firme la paz en ese conflicto?

Los motivos de las guerras

Según la Wikipedia en la actualidad hay activas más de sesenta guerras y conflictos, con miles de víctimas mortales en ellas. Algunas son por motivos raciales o religiosos, pero en gran parte lo son por motivos económicos, y en ellas están implicados los intereses de países occidentales y de  grandes multinacionales.

Esas guerras despiertan muy poco interés en los medios de comunicación occidentales, y todas las personas que huyendo de ellas tratan de llegar a Europa encuentran unas fronteras cerradas, donde no se tiene nada en cuenta  que también ellos son  refugiados, tanto como los ucranianos que escapan de las bombas de Putin.

Misión imposible

¿Todas estas dramáticas situaciones son algo accidental, que podrían llegar a evitarse en el futuro? ¿Evitarse si sigue el sistema capitalista marcando las líneas por las que se mueve el mundo? En el capitalismo son principios fundamentales la búsqueda del mayor beneficio económico y la competencia para conseguirlo. Misión imposible la paz en este sistema.

El capitalismo fomenta una ambición insaciable (véanse los multimillonarios con fortunas de miles de millones y que siguen aspirando a poseer más y más), mientras que los bienes de la Tierra son limitados. El reparto no se realiza por motivos de justicia y equidad, sino que es consecuencia de una competencia despiadada. Competencia que deja millones de víctimas aplastadas, y que lleva a enfrentamientos cada vez más duros que pueden acabar en guerras. Mal escenario para la paz.

Solo quedará la solidaridad

Ante esta situación ¿no va a ser capaz el género humano de establecer un sistema de convivencia mejor que el irracional y bárbaro capitalismo? Los movimientos de solidaridad despertados por esta guerra; los deseos de paz que se extienden por todos los pueblos del mundo ¿no podían servir de base para avanzar hacia un mundo que no esté condenado a la guerra capitalista?

1 comentario

    • Jaime Beneyto Gasset el 25 marzo, 2022 a las 18:15
    • Responder

    ¡Ay, amigo Antonio, cómo quisiéramos que no tengas razón! Pero me temo que es imposible denegártela… Tu análisis es real y certero pues no hay más que asomarse un poco -no demasiado- a la ventana del Mundo y uno observa enseguida lo que está ocurriendo y quién y para qué está detrás. Yo voy un poco más allá y me sitúo en el análisis de los grandes observadores del ser humano, que sostienen que todo el Universo incluyéndonos a nosotros, está en pura y constante evolución. Theilhard de Chardin es para mí un gran apoyo… Y nuestra raza está a ¿medio, inicial…? camino hacia su pleno desarrollo. Esto, por un lado, causa desánimo en quien piense que nuestros avances son minúsculos. Pero por otro, da la fuerza de creer que aunque nos quede mucho por delante, la mejoría es inexorable, imparable, a pesar de determinados hechos históricos. ¡Bienvenida la evolución!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.