¡ASÍ NO VENGAS!

¿A qué viene el papa a Madrid?

¿Quién paga la JMJ 2011?

¿Es constitucional la implicación

de los poderes públicos en este evento?

 ¡ASÍ NO VENGAS!

 LA PROPUESTA DE REDES CRISTIANAS e IGLESIA DE BASE DE MADRID

A nuestro modo de ver, la presencia del papa siempre, pero más en concreto en esta JMJ en Madrid y en el contexto de crisis social, eclesial y religiosa por la que está atravesando actualmente la sociedad española, debería ser, siguiendo el estilo y práctica de Jesús de Nazaret,

 Sencilla y nunca revestido de omnímodo poder y encumbramiento personal.

 Nunca como jefe de Estado, sino como autoridad moral y religiosa.

 No como monarca absoluto, sino como símbolo de unidad de una institución democrática.

 No como sumo sacerdote de ningún templo, sino como servidor en una comunidad de iguales.

 No como vicario de Cristo o de Dios, sino como garante del respeto a los Derechos Humanos.

 Nunca asociado a los poderes económicos y políticos, sino en abierta complicidad con los excluidos y víctimas del sistema.

 No como garante del mantenimiento de los actuales privilegios de la Iglesia católica en España, sino como denunciante de los Acuerdos firmados con el Estado español en 1979.

Como el papa no viene de este modo, nosotros y nosotras, parte integrante de la Iglesia católica en España,

¡ASÍ NO QUEREMOS RECIBIRLE!

Para más información escribe a:

benedicto@asinovengas.es

DATOS DE ESTA VISITA

Motivo:Jornada Mundial de la Juventud.

Fechas:Del 16 al 21 de agosto de 2011

Organiza la Fundación “Madrid Vivo” (www.madridvivo.org)

Presidente:Cardenal Rouco Varela

Patronos:

– Emilio Botín (Banco Santander)

– Íñigo Oriol (expresidente Iberdrola)

– Gerardo Díez Ferrán (ex-presidente de la CEOE)

– Francisco González (BBVA)

– Isidro Fainé (La Caixa)

– Juan Abelló (Sacyr Vallehermoso)

– Santiago Ybarra (Vocento)

– Antonio Fernández-Galeano y Felipe Benjumea (Abengoa)

– César Alierta (Telefónica)

– Borja Prado (Endesa)

– Baldomero Falcones (Fomento de Construcciones y Contratas)

– Catalina Luca de Tena (ABC)

– Salvador Santos Campano (presidente de la Cámara de Comercio de Madrid)

  Alfoso Coronel de Palma (COPE)

– Julio Ariza (Intereconomía)…

entre otros patronos.

Coste inicial de la visita:

Unos 50 millones de euros, estimaciones de julio de 2011 lo elevan a 100 millones.

¿Quién la paga?

El Estado español, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid van a gastar, según se estima, unos 25 millones de euros en servicios de seguridad, sanidad, limpieza, prestación de inmuebles públicos, etc.

Las empresas, de las que son patronos las personas de la Fundación “Madrid Vivo” antes mencionada, se estima que aportarán otros 25 millones de euros que tendrán una desgravación fiscal hasta del 80% de lo aportado. También se cuenta con participaciones personales de los y las asistentes.

Sorprende en gran manera que en un contexto de grave crisis económica en la que el gobierno socialista ha recortado el sueldo de los funcionarios, ha “ajustado” las pensiones a la baja y ha recortado ingresos a los parados de larga duración, no aparezca la más mínima restricción a la financiación de actos confesionales con dinero público.

Esto NO es constitucional

La Constitución española en su artículo 16.3 dice: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones”.

En un Estado aconfesional o laico como el nuestro los poderes públicos “democráticos” interpretan “las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica” como obligación de financiar desde el erario público esta jornada que organiza una institución privada como es la Iglesia católica.

Aquí hay un doble engaño:

 Por parte de los actuales detentadores de los poderes públicos (gobiernos estatal, autonómico y municipal) se engaña a la ciudadanía interpretando la colaboración constitucional desde los Acuerdos del Estado español firmados con la Santa Sede en 1979 –y mantenidos contra el sentir de una gran parte de la ciudadanía–, que son inconstitucionales.

 Por parte de la jerarquía católica, porque se habla de Jornada Mundial de la Juventud cuando esta juventud se reduce a grupos meramente “católicos” –en gran parte ideologizados– y porque se presenta, además, como acontecimiento de interés “público y universal” cuando se trata de un evento de una institución privada. Madrid no es con esta jornada ni la “capital del mundo joven”, ni tampoco el “centro de la catolicidad” por más que se empeñen sus organizadores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*