ANTE LA CRISIS ECONÓMICA

Xarxa Cristiana

 Como miembros de la Iglesia de Base, y ante la situación de crisis económica, con su secuela de paro y empobrecimiento que está afectando sobre todo a la clase trabajadora y a las capas más débiles de la población, queremos manifestar:

 Que entendemos que esta crisis no es fundamentalmente un problema técnico, sino que pone de manifiesto los valores éticos y las bases sobre las que está construida la economía y nuestra sociedad. Creemos, pues, que no se trata de “refundar el capitalismo”, o darle un giro ético al neoliberalismo, responsable del empobrecimiento de una gran parte de la humanidad, sino de inventar nuevas formas de hacer economía y de hacer política, más humanas y que coloquen a la persona en el centro.

 Hay propuestas alternativas como las del Foro Social Mundial que plantean la urgencia de una mayor justicia en las relaciones económicas, un comercio justo, una banca ética… La Organización Internacional del Trabajo (OIT) plantea un Pacto Mundial por el Empleo, para que en la lucha contra la crisis se dé centralidad al trabajo decente, la protección social, los derechos laborales y las empresas sostenibles. La campaña “Por el decrecimiento solidario” que propone que todos y todas empecemos a vivir con menos para vivir mejor y más solidariamente … Son propuestas que creemos hay que difundir, promover y experiementar en la medida de lo posible.

 Ante las medidas políticas y económicas que se están articulando, a nivel mundial y en nuestro país, exigimos a nuestros gobernantes que prioricen la atención al eslabón más débil de nuestra sociedad. Son necesarias medidas como la prórroga de los subsidios de desempleo, y la cobertura de las necesidades básicas de las personas sin ningún ingreso. Muchas personas y familias están llegando a una situación de pobreza y exclusión inadmisible en una sociedad “civilizada”.

 Son muchas las iniciativas solidarias que están surgiendo en nuestros barrios y pueblos, en nuestras parroquias…; es inestimable el servicio que están prestando instituciones como Cáritas en la atención a personas y familias en situación desesperada. Son iniciativas humanizadoras y solidarias que desde nuestras comunidades y organizaciones eclesiales nos comprometemos a impulsar y animar.

 Así mismo, desde el convencimiento de que el mandato evangélico del amor debe conducir a toda la Iglesia a un mayor compromiso ante esta situación, pedimos también a la jerarquía católica que asuma como prioridad el posicionarse claramente en defensa de las personas más desfavorecidas en la actual coyuntura. Nos gustaría ver a nuestros obispos reclamando enérgicamente medidas de apoyo a las capas sociales en situación de mayor desprotección, pidiendo que se respeten los derechos laborales, promoviendo gestos solidarios o animando las iniciativas que vayan en la línea de un modelo económico más justo y solidario.

Creemos, con Leonardo Boff, que ante la crisis actual habría que preguntarse: ¿Cómo podemos resolver los problemas de la humanidad?, y no: ¿Cómo salvar el sistema económico que está en crisis? El cambio de pregunta implica un cambio de respuesta. Y éste es un reto que nos implica a toda la sociedad y a toda la Iglesia.

Firman los siguientes colectivos de XARXA CRISTIANA: Comunitats Cristians Populars de Valencia, Col.lectiu de cristians i cristianes de base de Castelló, Comunidad Ignacio Ellacuría (CVX), Grup d’asumtpes religiosos de Lambda, Católicas por el Derecho a Decidir y Dones Creients de València.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*