Vivir de otra manera: Vacaciones CCP

Las “Vacaciones comunitarias” en las Comunidades Cristianas Populares

   Una vez mas, en la Revista UTOPIA  y según la reseña que ha realizado Maricarmen del Río que une sus experiencia en esta actividad a la de ser residente en Trabensol, nos hacemos eco de la experiencia de las Vacaciones Comunitarias promovidas por la Coordinadora Estatal de CCP.

Publicamos fotos de las vacaciones de años pasados

Surgió en una Coordinadora Estatal de CCP la idea de poder ir de vacaciones unos días juntas con la comunidad de Albacete, porque ellas ya lo venían haciendo varios años antes.Nos pareció una idea estupenda el poder vivir y compartir, despacio y con tranquilidad, todas las personas que en los Encuentros o en las Jornadas no teníamos tiempo para hablar sobre nuestros sueños y nuestras realidades. Desde entonces, todos los años nos juntamos durante 10 días en agosto (del 16 al 26 de agosto) en diferentes lugares de toda España que cada año se encarga de buscar un grupo de personas diferentes.

De las 25 personas, más o menos que fuimos el primer año, nos hemos convertido en 80 más o menos, en la actualidad. Por eso, la búsqueda de la casa es un trabajo importante a la hora de elegir adónde ir. Desde el primer día tuvimos claro que las vacaciones CCP tenían que ser austeras, porque también en nuestra vida era un valor cristiano la austeridad. Según nos va pidiendo la edad, vemos la necesidad de tener alguna comodidad necesaria, como puede ser un baño cerca, acceso fácil de escaleras y ascensor, y que no haga mucho calor. Hasta la fecha, vamos teniendo suerte y nos alojamos en seminarios, residencias universitarias o religiosas, conventos o colegios Religiosos. Al mismo tiempo, vamos cumpliendo también el objetivo de tener una organización autogestionada por nosotras mismas.

Un momento bonito de las vacaciones es el de los abrazos, el reencuentro con todas las personas amigas otro año más, el organizar el tiempo de ocio que tenemos por delante, y al mismo tiempo es una de las quejas que algunas personas comentan cada vez más que se les queda corto el tiempo de charla con las demás y que tenemos demasiadas actividades, por lo que es difícil elegir  a cuál ir.

Hemos tenido que organizar grupos y momentos diferentes para que luego cada una, según sus posibilidades, participe en ellos. Así tenemos: grupo de excursiones, de debates, de oración matinal, de velada literaria, de fiesta, de celebración eucarística. Otras actividades fijas ya organizadas de otros años son: la  tertulia de mujeres, el yoga matinal y las danzas del mundo.

También hacemos un hueco  para informar de la marcha de las Comunidades Cristianas Populares en todo el Estado. Las personas que están en la Coordinadora Estatal se encargan de hacerlo. Al mismo tiempo, si hay alguien en las vacaciones que no sea de CCP, conoce mejor nuestra identidad.

Aprovechamos también para invitar a personas que viven en la zona donde estamos de vacaciones y que política o socialmente comparten nuestros mismos intereses. Por ejemplo, han venido a charlar con nosotras: J.Arregui y  Andrés Torres Queiruga (teólogos), la diputada Yolanda Díaz (de En Marea), Emiliano Tapias (párroco de Salamanca que trabaja con personas excluidas en actividades agroecológicas), Nicanor (de los MMSS), JeromoAguado (del medio rural), Carmen (de una ONG africana).

¿Por qué las vacaciones comunitarias tienen tan buena acogida y cada día somos más las personas que queremos ir? Porque es vivir unos días de otra manera diferente a lo que se hace en la sociedad de mercado, sin grandes gastos, con personas amigas, en contacto con la naturaleza y poniendo en común las practicas transformadoras que hacemos durante el año en nuestra vida cotidiana. Tantos años recorridos van haciendo que la edad vaya aumentando en muchas de nosotras, pero el querernos y confiar en las demás hace que vengamos cada año seguras de que vamos a tener ayuda y el apoyo de un brazo al que agarrarnos en caso de necesitarlo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*