Reflexión: Medios de comunicación, voz del poder.

Javier Dominguez

El 15 de octubre, hace solamente algo más de un mes, en unas elecciones regionales limpias, avaladas por los más de cincuenta observadores internacionales y reconocidas como válidas por el partido más numeroso de la oposición, Acción Democrática,  el PSUV, el partido de Nicolás Maduro, ha obtenido 17 de los 23 gobernadores. Acción Democrática, el partido socialista venezolano, ha obtenido cuatro gobernadores; Primero Justicia, de Capriles, ha obtenido uno; Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, no ha conseguido ninguno.

A muchos de vosotros y vosotras os cogerá de sorpresa esta noticia desconcertante. ¿Por qué? Porque los periódicos europeos la han silenciado. Si hubiera ganado Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, es seguro que se habría enterado todo el mundo.

Leopoldo López organizó una manifestación con piquetes armados en la que hubo policías muertos, quema de edificios públicos, degollamiento de motoristas con cables en la calzada… La mayoría de los españoles piensa que está en la cárcel porque Maduro es un tirano y pide su liberación. Esa misma mayoría piensa que el Gobierno Catalán, que actuó sin violencia, está en la cárcel con razón y justicia porque hay que cumplir las leyes.

Fue Orson Welles el que en los tiempos de la radio, cuando no había televisión, con un micrófono y unos instrumentos de hacer ruido, hizo creer al mundo que los extraterrestres estaban invadiendo el mundo. Cuando la gente empezó a huir despavorida, tuvo que cortar la emisión y decir que era teatro, pero muchos no lo creyeron.

Aunque nos pese y no lo admitamos, nuestra civilización occidental y cristiana, democrática y social, tiene muchos elementos heredados del nacionalsocialismo: las autopistas, el coche popular, la manipulación genética, que empezó Mengele, los cohetes (fue el ingeniero nazi Wernher von Braun, nacionalizado estadounidense, el que, trabajando para la NASA, puso un hombre en la luna), los bombardeos masivos a las ciudades, que ahora utilizan todos en la guerra, la investigación militar como elemento principal (antes, primero se inventaba el barco de vapor y luego se construía el acorazado, pero desde los nazis los inventos son militares y luego se aplican a lo civil, para sacar dinero: las computadoras, los teléfonos móviles, internet, los drones…). Entre estos elementos heredados de los nazis, está la conversión de la información en propaganda. Goebels, ministro de propaganda, llevó a Hitler al poder y consiguió mantener oculta la matanza de los judíos. Yo tenía 16 años y seguía la guerra con apasionamiento en un mapa con banderitas. Recuerdo una protesta con grandes titulares en el periódico Informaciones porque los rusos decían que habían liberado campos de exterminio. La prensa europea empezó a hablar de exterminio cuando los ingleses llegaron el 15 de abril de 1945 a Bergen-Belsen. No se fiaban de los rusos.

Goebels fue un genio de la propaganda y un maestro para los que mandan en Occidente. Dejó escrito el sistema. Esto es lo que me parece principal:

“La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto, sin fisuras ni dudas” : “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

Principio del silenciamiento: Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen al adversario: “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

“La propaganda debe operar siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales”.

 Principio de la verosimilitud: Construir argumentos  verosímiles a partir de fuentes diversas, a través de “informaciones fragmentarias”.

En estos momentos cuentan con algo inaudito la televisión, con la que se meten en tu cama. ¿Qué hacemos? Teniendo siempre una postura crítica, denunciar que los medios de comunicación están en manos del poder y propiciar una información alternativa.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*