Nov 25

Reflexión: Medios de comunicación, voz del poder.

Javier Dominguez

El 15 de octubre, hace solamente algo más de un mes, en unas elecciones regionales limpias, avaladas por los más de cincuenta observadores internacionales y reconocidas como válidas por el partido más numeroso de la oposición, Acción Democrática,  el PSUV, el partido de Nicolás Maduro, ha obtenido 17 de los 23 gobernadores. Acción Democrática, el partido socialista venezolano, ha obtenido cuatro gobernadores; Primero Justicia, de Capriles, ha obtenido uno; Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, no ha conseguido ninguno.

A muchos de vosotros y vosotras os cogerá de sorpresa esta noticia desconcertante. ¿Por qué? Porque los periódicos europeos la han silenciado. Si hubiera ganado Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, es seguro que se habría enterado todo el mundo.

Leopoldo López organizó una manifestación con piquetes armados en la que hubo policías muertos, quema de edificios públicos, degollamiento de motoristas con cables en la calzada… La mayoría de los españoles piensa que está en la cárcel porque Maduro es un tirano y pide su liberación. Esa misma mayoría piensa que el Gobierno Catalán, que actuó sin violencia, está en la cárcel con razón y justicia porque hay que cumplir las leyes.

Fue Orson Welles el que en los tiempos de la radio, cuando no había televisión, con un micrófono y unos instrumentos de hacer ruido, hizo creer al mundo que los extraterrestres estaban invadiendo el mundo. Cuando la gente empezó a huir despavorida, tuvo que cortar la emisión y decir que era teatro, pero muchos no lo creyeron.

Aunque nos pese y no lo admitamos, nuestra civilización occidental y cristiana, democrática y social, tiene muchos elementos heredados del nacionalsocialismo: las autopistas, el coche popular, la manipulación genética, que empezó Mengele, los cohetes (fue el ingeniero nazi Wernher von Braun, nacionalizado estadounidense, el que, trabajando para la NASA, puso un hombre en la luna), los bombardeos masivos a las ciudades, que ahora utilizan todos en la guerra, la investigación militar como elemento principal (antes, primero se inventaba el barco de vapor y luego se construía el acorazado, pero desde los nazis los inventos son militares y luego se aplican a lo civil, para sacar dinero: las computadoras, los teléfonos móviles, internet, los drones…). Entre estos elementos heredados de los nazis, está la conversión de la información en propaganda. Goebels, ministro de propaganda, llevó a Hitler al poder y consiguió mantener oculta la matanza de los judíos. Yo tenía 16 años y seguía la guerra con apasionamiento en un mapa con banderitas. Recuerdo una protesta con grandes titulares en el periódico Informaciones porque los rusos decían que habían liberado campos de exterminio. La prensa europea empezó a hablar de exterminio cuando los ingleses llegaron el 15 de abril de 1945 a Bergen-Belsen. No se fiaban de los rusos.

Goebels fue un genio de la propaganda y un maestro para los que mandan en Occidente. Dejó escrito el sistema. Esto es lo que me parece principal:

“La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto, sin fisuras ni dudas” : “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

Principio del silenciamiento: Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen al adversario: “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

“La propaganda debe operar siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales”.

 Principio de la verosimilitud: Construir argumentos  verosímiles a partir de fuentes diversas, a través de “informaciones fragmentarias”.

En estos momentos cuentan con algo inaudito la televisión, con la que se meten en tu cama. ¿Qué hacemos? Teniendo siempre una postura crítica, denunciar que los medios de comunicación están en manos del poder y propiciar una información alternativa.

4 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

    • Pedro Castilla Madriñán on 13 diciembre, 2017 at 6:55
    • Responder

    No vamos a insistir en la demostrada fiabilidad del sistema electoral venezolano.
    Simplemente exponiendo las fases del voto veremos la dificultad de un posible fraude: control de la identidad, comprobada biométricamente mediante verificación informática del documento y de la huella dactilar; selección electrónica del elegido en una pantalla táctil con la imagen de cada candidato y partido; impresión del justificante del candidato elegido e inserción de ese voto en urna cerrada y opaca; segunda verificación del votante mediante firma e impresión de la huella dactilar en el listado del censo; y auditoria final. A esto se añade la presencia de interventores de todos los partidos y de acompañantes internacionales que han verificado, por ejemplo, la limpieza del proceso en las ultimas regionales. No en vano, el prestigioso centro Carter, ha señalado al sistema electoral venezolano como el más transparente y fidedigno a nivel mundial.
    Aún así, si la OEA u otro organismo denuncia ciertas irregularidades en el proceso, lo normal sería presentar pruebas, cosa que nunca han hecho. Entonces, ¿por qué EEUU, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos acusan al gobierno bolivariano de fraude?..
    Porque su intención es deslegitimar los comicios venezolanos. Antes de las elecciones, estos organismos ya avisaban que no reconocerían un triunfo del chavismo. Pretenden tutelar y e intervenir al país caribeño para desgastar y derrocar a Maduro. Una vez conocidos los resultados de octubre, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, lo dejaba claro al señalar que “ninguna elección en Venezuela dará garantía a los electores a no ser que se realice con observación internacional calificada y especialmente por parte de esta Organización”, para a continuación promover la aplicación de sanciones y apoyar “la institucionalidad democrática venezolana, que hoy debe funcionar en el exilio” . Es decir, usaba el posible fraude como cortina de humo que ocultara su verdadera intención. Crear un gobierno venezolano paralelo e investido de le legalidad imperialista otorgada por Estados Unidos y la Unión Europea. La estrategia de desconocer los comicios ha llevado a estos organismos a pedir la abstención de la oposición en las elecciones municipales, con el consiguiente triunfo bolivariano. ¿Harán lo mismo en las presidenciales de 2018? No lo creo, posiblemente vuelvan a pedir la unidad de la derecha y a deslegitimar el proceso, si nuevamente vuelven a ser derrotados.

    • Javier Dominguez on 10 diciembre, 2017 at 12:35
    • Responder

    Javier Dominguez.
    En Venezuela a nivel nacional el PSUV, es el partido más votado. En las últimas elecciones a la Asamblea Nacional, en las que ganó la Oposición y todo el mundo ha dado por válidas, sacó el 30% de los votos, (más que el PP en España). Pero se juntaron todos y se propusieron echarle en seis meses sin esperar a las preceptivas elecciones presidenciales.
    Los votos de la oposición vienen de las grandes ciudades donde son mayoría. Los del PSUV vienen de los suburbios y de los pueblos.
    En unas elecciones a gobernadores es lógico y normal que gane el PSUV porque se elige un solo gobernador por provincia y la oposición no fué unida sino que cada partido fué por su cuenta. (Cosa parecida a lo que está pasando en Cataluña para las próximas elecciones) :
    Vpluntad Popular, el pequeño partido de Leopoldo Lopez, propugnaba el boicot, pero AC, (El partido socialista venezolano) y Primero Justicia de Caprile se presentaron.
    La división de la Oposición, y la abstención propugnada por Leopoldo, han hecho lógico y normal que en el campo y algunas pequeñas ciudades gane el PSUV y en las grandes ciudades gane la oposición.
    Pongo dos ejemplo que muestran bien lo que quiero decir;
    La Oposición gana dos gobernadores que le cuestan un millón de votos y el PSUV gana dos gobernadores por menos de cien mil votos
    Zulia: Juan Pablo Guanipa (MUD): 691.547 votos (51.06% )
    Táchira: Laidy Gómez (MUD): 319.403 votos (63.29%)
    Amazonas: Miguel Rodríguez (PSUV): 35.536 votos (59.85%)
    Delta Amacuro: Lizeta Hernández (PSUV): 42.928 votos (58.78%)
    El comentario que tú escribes demuestra que una campaña bien dirigida, que silencia los datos y ataca con generalidades, consigue que gente de buena voluntad como tú y por desgracia la mayoría de los españoles, crean que es verdad lo que les han repetido mil veces.
    De todos modos mi artículo no iba de Venezuela. Iba de los medios de comunicación. Puse como ejemplo lo que ha pasado en Venezuela en las últimas elecciones y lo que los medios de comunicación han hecho creer, porque para mí está claro que hay una manipulación. Veo que la cosa no está tan clara para muchos. Suprime el ejemplo de Venezuela y pones otros, que abundan. (Por ejemplo las armas de destrucción masiva, que justificaron la invasión de Irak)

    • Antonio Zugasti on 8 diciembre, 2017 at 17:02
    • Responder

    Cuando se habla de lo que se dice en los medios de comunicación es muy importante que tengamos en cuenta un dato fundamental, y es que en el mundo 1.500 periódicos, 1.100 revistas, 9.000 estaciones de radio, 1.500 cadenas de televisión y 2.400 editoriales están hoy controladas por sólo 6 corporaciones transnacionales. La mayor parte de la información que recibimos está controlada por esas seis corporaciones. Se trata de grandes grupos financieros que mantienen todos esos medios de comunicación para obtener un beneficio económico, pero también para fomentar una mentalidad, una cultura y dar una visión de los acontecimientos que ocurren en el mundo de acuerdo con sus intereses económicos y políticos.
    No es extraño pues, que la mayoría de los medios de comunicación presenten una visión tremendamente negativa del gobierno chavista de Venezuela. Un gobierno que seguramente habrá cometido serios errores y que en él se dé también la corrupción. Pero es la primera vez en mucho tiempo que la oligarquía ha perdido el poder, y se gobierna en favor de las mayorías sociales empobrecidas por decenios de gobiernos de derecha. La burguesía venezolana está profundamente dolida por esta situación, y según pasa el tiempo sin poder recuperar el poder por medios democráticos, aumenta su rabia y se rebela furiosamente contra un gobierno que no es suyo. Naturalmente apoyada por el gobierno y el capital estadounidense que no pueden tolerar que en “su patio trasero” alguien se independice de su tutela.
    En Washington, Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, afirmaba que en Venezuela se están violando todos los derechos humanos. Simultáneamente, en Ginebra, la Organización de Naciones Unidas, aprobaba de manera abrumadora el Examen Periódico Universal presentado por Venezuela. Examen que tiene como objeto supervisar la situación de derechos humanos en cada uno de los 193 países miembros de esta organización.
    Según la oposición, en Venezuela no hay libertad de expresión. Pero de las más de 1.000 emisoras de radio y televisión a las que el gobierno ha otorgado permiso para operar en el espectro electromagnético, el 67% son privadas, 28% están en manos de las comunidades y el 5% son de propiedad estatal. De los 108 diarios que hay, 97 son privados y 11 públicos, y el 67% de la población venezolana tiene acceso a internet.
    No es, pues, nada extraño que en esos medios de comunicación podamos leer y oír horrores de la situación en Venezuela. Así es que, cuando no referimos a ella, es imprescindible tener en cuenta lo que nos dice la gente que está allí, por ejemplo las religiosas del Sagrado Corazón escriben:
    “Nuestra tasa de desempleo, que en 1999 superaba el 12%, hoy se ubica en el 6,7 %.
    Nuestras niñas y niños van diariamente a las escuelas con morrales y útiles escolares dados por el ministerio del poder popular para la educación.
    La pobreza extrema se redujo del 23,4% de la población a alrededor del 8%.
    Casi dos millones de personas fueron alfabetizadas.
    La tasa de escolarización aumento del 43% al 77 % en la educación, inicial del 48% al 76% en la educación media, y se aumentó el número de universitarios del medio millón en el 99 a los más de dos millones y medio que tenemos hoy.
    El 83% de las personas de tercera edad, más de tres millones, han sido incluidas en el sistema de pensiones del estado. Entre las nuevas pensionistas nos encontramos las religiosas del Sagrado Corazón de Venezuela, que hoy vivimos de nuestros sueldos remunerados, de la seguridad social y pensiones.

    • Arturo on 6 diciembre, 2017 at 19:00
    • Responder

    Esto es una copia de un articulo de Panampost, hay algunos mas y no parece que sea como se comenta en este articulo de Utopía.

    Continúa la denuncia internacional sobre el fraude electoral que se llevó a cabo en Venezuela en las pasada elecciones regionales. En esta oportunidad la Organización de Estados Americanos (OEA) señaló que los comicios estuvieron plagados de irregularidades y violaciones sistemáticas.

    Un informe difundido este martes 24 por el organismo, afirma que en las elecciones regionales del pasado domingo 15 de octubre se restringieron los derechos políticos de los ciudadanos:

    “El proceso electoral venezolano estuvo a todas luces plagado de irregularidades que restringieron los derechos políticos de los ciudadanos e impidieron que los resultados publicados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) reflejaran la voluntad del pueblo venezolano”.

  1. […] Origen: Reflexión: Medios de comunicación, voz del poder. – Revista Utopia […]

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*